Nuestro mundo ha asumido los riesgos asociados a la hipertensión arterial. Por supuesto, existen fármacos para tratar esta enfermedad. Sin embargo, los aceites esenciales están ganando popularidad para tratar la hipertensión.

Puede estar sufriendo hipertensión arterial si tiene mareos, dolor en el pecho, visión borrosa y respiración entrecortada. Las investigaciones clínicas señalan como causas de su incidencia el tabaquismo, el consumo de alcohol, vivir bajo un mayor nivel de ansiedad, la ingesta de una dieta rica en sal y grasas, etc.

Así como nuestro mundo está despertando a los riesgos de la hipertensión, también ha comprendido la importancia de los aceites esenciales en el tratamiento de tales afecciones. Los aceites esenciales se extraen de distintas partes de plantas y árboles. A diferencia de la mayoría de los medicamentos, estos aceites esenciales atacan la raíz de la dolencia y no se limitan a los síntomas del trastorno. Aquí se enumeran 13 de estos aceites esenciales.

#1. Aceite de limón

Este aceite es muy utilizado para disminuir los niveles de ansiedad así como para estabilizar los latidos del corazón. El aceite de limón se mezcla con agua (preferiblemente tibia) y se ingiere. Se utiliza para masajear el cuerpo. Es un hecho conocido que el consumo de al menos 1,5 litros de limonada puede reducir los mareos y la sensación de aturdimiento asociados a la acumulación de tensión arterial. Como beneficio añadido, se sabe que el aceite de limón posee propiedades curativas para tratar la disfunción renal, especialmente los cálculos en los riñones.

#2. Aceite de lavanda

Este aceite es popular por su capacidad para reducir el estrés. También puede disminuir el ritmo cardíaco. Este aceite en general puede potenciar la salud de tus nervios. Se trata de una opción preferida entre otros aceites por su capacidad para hacer que te sientas relajado. Por ello, se utiliza mucho como remedio contra el insomnio, las náuseas y la hipertensión. Entre las ventajas añadidas de este aceite figura su capacidad para calmar a las personas con trastornos mentales como cambios de humor, depresión y trastornos bipolares. También es un producto disponible de forma natural para el tratamiento del dolor, la inquietud y las cefaleas. Este aceite se añade a los baños y se utiliza para masajear el cuerpo.

#3. Aceite de incienso

Este aceite es conocido por su capacidad para reducir los niveles de estrés. Este efecto se consigue calmando el ritmo cardíaco. Actúa sobre los nervios y la presión sanguínea, provocando un efecto calmante. Posee sustancias denominadas sesquiterpenos, una rica variante de la familia de los terpenos. Estas sustancias contribuyen a aumentar su nivel de energía y, por tanto, pueden hacerle más activo. Las personas que han olido o utilizado este aceite han notado un repentino chorro de gran energía en su cuerpo. Este aceite se inhala a través de un difusor o se frota directamente sobre el cuerpo.

#4. Aceite de cedro

La función clave de este aceite es disminuir el ritmo de los latidos del corazón. Te hace sentir relajado y, por tanto, estabiliza tu tensión arterial. Puede utilizarse de múltiples formas: como aditivo en el baño, inhalado a través de un difusor o simplemente frotado en el cuerpo para obtener efectos directos.

#5. Aceite de salvia sclarea

Este aceite tiene la capacidad de disminuir tanto la presión arterial diastólica como la sistólica. Su función es única ya que tiene propiedades para reducir su nivel de hipertensión sin hacerle sentir relajado. Como beneficios añadidos, el aceite se utiliza para tratar problemas renales y disfunciones gástricas (digestivas). Puede inhalarse a través de un difusor o mediante un bastoncillo de algodón.

#6. Aceite de valeriana

Este aceite actúa como calmante, por lo que relaja la tensión arterial. Su uso está muy extendido debido a su capacidad para abordar la causa fundamental de la hipertensión. La excesiva cantidad de compuestos aromáticos que contiene este aceite lo convierte en un tranquilizante fiable. Se utiliza mediante frotación directa o masaje. Suele frotarse en los pies y la cabeza.

#7. Aceite de milenrama

La milenrama pertenece a la familia de las margaritas. Aparte de sus raíces, casi toda la planta se utiliza para elaborar este aceite. Es un elemento fiable y de eficacia probada para mejorar la circulación sanguínea. Esto está ganando popularidad entre las personas que corren el riesgo de sufrir paradas cardíacas, así como trastornos vasculares. Este aceite ayuda a estabilizar el flujo sanguíneo para normalizar la presión arterial. Es suave y, por lo tanto, puede ingerirse añadiéndolo al agua (preferiblemente agua caliente) o puede inhalarse a través de un difusor (tras la dilución necesaria con aceites base adecuados).

#8. Aceite de geranio

Este es otro agente calmante que puede curar el insomnio y la inquietud. Combina su capacidad para mantener tus altos niveles de energía, además de ayudarte a calmar los nervios. Una mente más tranquila y un cuerpo relajado son los requisitos básicos para reducir la hipertensión. Los expertos aconsejan inhalarlo a la hora de acostarse, ya sea a través de un difusor o de un bastoncillo de algodón.

#9. Aceite de bergamota

Este aceite se utiliza mucho para curar los cambios de humor y trastornos mentales como la depresión. También se utiliza cada vez más para reponer el nivel de energía. Su uso se encuentra para bajar la frecuencia del pulso, así como su ritmo cardíaco. En efecto, reduce la hipertensión arterial. Este aceite también se utiliza en aromaterapia. Inhalar este aceite durante 10 minutos puede reducir los niveles de estrés y relajar la mente.

#10. Aceite de Ylang Ylang

Su aroma ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Posee marcados niveles de compuestos sedantes. Además, este aceite tiene propiedades antisépticas y antidepresivas. Tales propiedades lo convierten en un remedio muy popular para reducir los niveles de estrés.

#11. Aceite de mejorana dulce

Este aceite se utiliza para reducir los niveles de estrés en los músculos del miocardio. De ahí que se utilice para minimizar los riesgos asociados a las paradas cardiacas y la hipertensión. Su capacidad para relajar la mente y reducir los niveles de ansiedad es la razón principal de su amplio uso. Aparte de estos beneficios, este aceite también puede potenciar la salud hormonal, favorecer el funcionamiento del cerebro y eliminar los calambres musculares.

#12. Aceite de melisa

Este aceite tiene propiedades sedantes. Estas propiedades pueden ayudar a relajar la mente. Su efecto calmante reduce los niveles de estrés, los latidos del corazón y el pulso. También se ha comprobado que funciona cuando se tienen palpitaciones.

#13. Aceite de nuez moscada

Este aceite es famoso por su capacidad para reducir el dolor y la inflamación. También se utiliza para restaurar las energías y calmar la mente estresada. La mejor forma de utilizar este aceite es inhalarlo a través de un difusor. Suele utilizarse en invierno, cuando las condiciones meteorológicas pueden aumentar el estrés.

Existen otros aceites esenciales igualmente potentes que se utilizan para reducir la hipertensión arterial. Entre ellos se encuentran el aceite de neroli (comúnmente conocido como azahar), el aceite de mandarina (muy beneficioso para el funcionamiento del hígado y la salud de los nervios), el aceite de raíz de valeriana (entre otros beneficios, cura el insomnio, la ansiedad y el estrés innecesario), el aceite de rosa (refrescante y calmante), etc.

No obstante, le aconsejamos que consulte a su médico sobre otros posibles tratamientos necesarios para curar su estado de salud actual. Aunque los aceites esenciales pueden reducir los niveles de tensión y presión arterial, su médico puede aconsejarle enfoques alternativos para reducir los riesgos asociados a la hipertensión.

Deja una respuesta