Aerosoles nasales compuestos de pocos tipos de anticolinérgicos como ipratropio se utilizan para aliviar la rinitis y los bloqueos relacionados en las vías respiratorias nasales. En esencia, estos sprays nasales pueden tratar las alergias nasales y restablecer la normalidad. ciclos respiratorios. Por otro lado, broncodilatadores como levalbuterol, albuteroly algunos otros también se utilizan habitualmente para tratar los signos de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC ), así como las correspondientes dificultades respiratorias. Pero, ¿cuáles son las principales diferencias entre levalbuterol e ipratropio? Es importante conocer las diferencias (y similitudes) entre estos dos medicamentos.

Las afecciones respiratorias como la bronquitis, el asma o el asma bronquial se denominan enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (en abreviatura, EPOC). Estas afecciones dificultan la respiración y pueden causar daños en los pulmones. Si se siente asfixiado o si su respiración se ha vuelto superficial, se inicia el tratamiento necesario sin mucha demora. En este contexto, los medicamentos pertenecientes a una categoría denominada broncodilatadores se prescriben de forma generalizada para dilatar las vías respiratorias y relajar los músculos pulmonares.

¿Qué es el levalbuterol?

El levalbuterol es un agonista beta y es un broncodilatador muy utilizado; su función clave es aliviar los músculos pulmonares, eliminar la formación de mucosidad en las vías respiratorias y curar así las dificultades respiratorias. Este fármaco ayuda a liberar una sustancia química llamada epinefrina; esta acción produce un alivio más rápido de las afecciones respiratorias. Se le puede aconsejar que utilice este medicamento a través de un nebulizador que hace que el líquido se convierta en partículas más finas. Una vez que inhalas estas partículas atomizadas, comienza a aliviar tu proceso respiratorio. La frecuencia de las dosis y la dosificación varían en función de la edad, la gravedad del problema respiratorio y la presencia de dolencias previas, si las hubiera.

Las sustancias químicas clave de este medicamento dilatan las vías respiratorias y descongestionan los pulmones. Este broncodilatador también es conocido por dilatar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo. Se sabe que sus ingredientes activos producen una curación más rápida, es decir, en menos de 6 a 7 minutos. El alivio de la respiración no dura mucho tiempo; cada dosis puede tener su efecto durante no más de 120 a 180 minutos. Esta es la razón principal para denominarlo fármaco de rescate y no de mantenimiento. Debe recordar que se sabe que los medicamentos de mantenimiento tienen un efecto duradero sobre los signos del asma, la bronquitis u otras formas de EPOC.

¿Qué es el ipratropio?

Este medicamento pertenece al género de los colinérgicos y se prescribe para tratar afecciones respiratorias provocadas por obstrucciones de las vías nasales, otras alergias como la rinitis, así como el resfriado común. Este agente anticolinérgico actúa de forma diferente al levalbuterol; el primero inhibe las acciones de una sustancia de formación natural llamada acetilcolina. Se sabe que esta sustancia natural contrae las vías respiratorias y también aumenta la producción de mucosidad. Una vez bloqueada esta sustancia química, el proceso de respiración se vuelve más fácil. Los efectos de cada dosis pueden durar hasta 180 minutos.

Este fármaco también es un medicamento de rescate como el levalbuterol. Los principios activos de cada dosis pueden tardar hasta 20 minutos en empezar a actuar. Este medicamento se utiliza cuando otros antialérgicos o antihistamínicos proporcionan un alivio limitado a sus afecciones nasales.

¿Cuáles son las diferencias entre levalbuterol e ipratropio?

La diferencia clave entre el levalbuterol y el ipratropio es que el primero se utiliza para afecciones respiratorias agudas como el asma o la bronquitis. Por otra parte, el ipratropio se utiliza ampliamente para aliviar los bloqueos nasales causados por el resfriado y afecciones alérgicas como la rinitis. Levalbuterol es más rápido en su acción en comparación con ipratropio; el primero sólo tarda unos minutos en iniciar las acciones reparadoras. Levalbuterol no se prescribe si usted tiene un historial clínico previo de dolencias cardíacas, alto nivel de azúcar en la sangre o disfunción tiroidea / hormonal. Además, las personas que hayan sufrido convulsiones, ataques epilépticos o crisis epilépticas deben informar a su médico de tales afecciones; los broncodilatadores nunca se administran a personas con tales dolencias.

Aportaciones necesarias para el uso seguro de agentes anticolinérgicos como ipratropio

Este medicamento puede provocar mareos o somnolencia extrema. Por lo tanto, se aconseja evitarlo antes de utilizar maquinaria pesada o de conducir. Quienes tengan antecedentes de abuso de sustancias (de intoxicantes como la marihuana o el cannabis) deben compartir los detalles necesarios con su cuidador. Si tiene el hábito de consumir alcohol de forma habitual, se le aconseja que limite o abandone estos hábitos de consumo durante todo el plan de medicación.

Quienes tengan previsto someterse a una intervención quirúrgica o a una afección dental deben informar a su médico de cabecera de este plan de dosificación. Es una práctica habitual suspender el uso de este medicamento al menos durante unos días antes de la fecha de la intervención quirúrgica. Como las personas mayores son más propensas a sufrir efectos secundarios como mareos, confusión o somnolencia, las dosis se prescriben a un nivel mínimo para los mayores de 55 años.

Insumos necesarios para el uso seguro de broncodilatadores como levalbuterol

La dosis para niños es significativamente inferior a la administrada a adultos. Además, las dosis se administran en función del peso corporal de los niños. La dosis típica se limita a 0,07 miligramos por kilogramo de peso corporal. Sin embargo, es necesario tener cuidado para garantizar que cada dosis de levalbuterol no supere los 1,20 mg. Si un adolescente (o un adulto joven) padece trastornos respiratorios, la dosis puede aumentarse hasta 1,8 mg en 2 ó 3 horas. El uso de un espaciador puede ayudarle a controlar las dosis con facilidad. Le aconsejamos que hable con su médico tratante antes de iniciar su plan de medicación.

En general, no se administran las mismas dosis de levalbuterol a dos personas con afecciones respiratorias. Un aspecto clave que influye en la potencia de las dosis es la forma en que su sistema reacciona a las primeras dosis de levalbuterol. Mientras utilice este broncodilatador, no utilice nunca medicamentos similares como el metaproterenol o el albuterol. El uso de más de un broncodilatador puede provocar una presencia excesiva de las sustancias químicas clave en su organismo. Entre los síntomas más comunes de esta presencia excesiva de broncodilatadores se incluyen latidos cardíacos más rápidos, pulso errático, palpitaciones, aumento de los niveles de presión arterial, ciclos respiratorios más rápidos, etc.

Debe recordar que el levalbuterol no debe administrarse en ese caso si no experimenta ningún problema respiratorio. Al usarlo cuando no hay hechizo asmático, puede encontrar reacciones adversas y efectos secundarios aceleración de la frecuencia respiratoria, aceleración de los latidos del corazón o del pulso, aumento de la presencia de ácidos en la sangre, etc. Además, nunca tome otras formas de medicamentos que puedan dilatar sus vías respiratorias; medicamentos como albuterol y/o salmeterol. En este contexto, mantenga informado a su médico tratante sobre la medicación que está utilizando actualmente.

El uso de varios broncodilatadores -todos al mismo tiempo- puede dar lugar a una situación de sobredosis. Debido a estos riesgos, haga una lista de todos los medicamentos que toma y compártala con su cuidador. Añada los medicamentos de venta sin receta, los suplementos de vitaminas o proteínas, los minerales, las hierbas medicinales y las ayudas dietéticas. Por último, si está tomando algún medicamento para la tos o el resfriado, su médico debe tener todos los datos necesarios, como la dosis y la duración del tratamiento.

Las mujeres que ya estén embarazadas no deben utilizar levalbuterol (ni otras formas de broncodilatadores); unos pocos estudios muestran que las mujeres que utilizaron estos fármacos pueden dar a luz a bebés de menor peso o incluso pueden dar a luz mucho antes de la fecha prevista para el parto. Las mujeres que deseen quedarse embarazadas deben consultar a su médico acerca de los métodos anticonceptivos no hormonales. Del mismo modo, las mujeres que estén amamantando a un recién nacido deben mantenerse alejadas de los broncodilatadores. Los principios activos del levalbuterol pueden pasar a la leche materna. Los lactantes alimentados con leche con trazas de este fármaco pueden llorar más a menudo y dormir menos. En algunos casos, los bebés también han desarrollado dificultades para alimentarse. Como precaución general, hable con su médico antes de utilizar levalbuterol, y conozca las posibles molestias que el fármaco, así como sus sustancias químicas clave, pueden desencadenar.

En resumen, el levalbuterol es un agonista beta y se utiliza como broncodilatador para descongestionar las vías respiratorias y facilitar la respiración. Por otro lado, el ipratropio es un medicamento anticolinérgico que ayuda a eliminar las obstrucciones del tracto nasal; este fármaco se utiliza ampliamente para tratar la rinitis, el resfriado común y otras alergias nasales. Las principales diferencias entre el levalbuterol y el ipratropio son: el primero puede tratar los signos de bronquitis, asma, etc. El ipratropio se prescribe habitualmente para las obstrucciones nasales leves provocadas por la rinitis, el resfriado común, etc. Levalbuterol actúa más rápidamente que el agente anticolinérgico ipratropio. Le aconsejamos que hable con su médico tratante para que le haga una comparación detallada de estos dos medicamentos.

Deja una respuesta