Los antibióticos mac rólidos forman parte de las opciones de tratamiento para tipos específicos de infecciones vaginales. Los antibióticos lincosamidas son eficaces en el tratamiento de determinados tipos de bacterias: anaerobias, estreptocócicas, estafilocócicas y neumocócicas. Se sabe que el antibiótico tiene un estrecho espectro de acción y está etiquetado como bactericida, ya que actúa matando bacterias además de impedir su crecimiento. Las siguientes subsecciones ofrecen una visión detallada del medicamento, incluidos los posibles efectos secundarios de la crema vaginal de clindamicina. Con ello se pretende ayudar a los usuarios a ser conscientes de los resultados indeseables y a identificar los síntomas a tiempo para prevenir o mitigar cualquier efecto adverso derivado del uso del antibiótico.

Formulaciones disponibles y mecanismo de acción de la clindamicina

El antibiótico para el tratamiento de las infecciones vaginales está disponible en tres formas diferentes: crema tópica, gel y supositorio. Es importante tener en cuenta que la clindamicina no funciona en el tratamiento de las infecciones por levaduras y hongos vaginales.

El antibiótico actúa impidiendo la síntesis de proteínas bacterianas, y esto se consigue mediante una acción aglutinante. Esta alteración de la proteína bacteriana, trae afecta a la superficie de la pared celular, e impide la capacidad de las bacterias para adherirse a las células huésped. Otra acción distinta del medicamento es el “efecto postantibiótico”, que afecta a infecciones/cepas bacterianas específicas. Esto se debe a la capacidad del fármaco para actuar a nivel ribosómico.

Precauciones previas al uso de clindamicina para infecciones vaginales

Aunque se sabe que el antibiótico es relativamente seguro para la mayoría de los usuarios y su uso ha sido aprobado por la FDA, es necesario actuar con precaución antes de utilizarlo. Los usuarios deben tener en cuenta las posibilidades de efectos indeseables, y las personas pertenecientes a determinadas categorías deben descartar cualquier riesgo de exposición a efectos específicos. Por ejemplo, es probable que las personas con antecedentes de alergias estén expuestas a reacciones alérgicas a la clindamicina. Esto incluye a las personas alérgicas a productos alimenticios, conservantes y colorantes, además de a la caspa animal. Las reacciones alérgicas a los medicamentos deben vigilarse cuidadosamente, ya que existe la posibilidad de que se conviertan en una reacción adversa o grave.

Aunque se han realizado estudios en usuarios durante los ensayos, no se han llevado a cabo estudios adecuados en niños menores de doce años. Por lo tanto, es necesario extremar las precauciones en caso de que se prescriba la aplicación tópica a niños de este grupo de edad. No se sabe que los pacientes de edad avanzada corran el riesgo de sufrir posibles efectos adversos del medicamento, ya que los estudios no han indicado ningún resultado negativo. De forma similar a los usos pediátricos, no se han realizado estudios en mujeres en periodo de lactancia para determinar la seguridad y eficacia del antibiótico. Por lo tanto, es muy importante que las mujeres en período de lactancia pidan consejo explícito sobre su uso. Lo ideal sería sopesar lo que es importante y decidir en consecuencia.

Individuos con alto riesgo de efectos indeseables

Se sabe que determinadas afecciones repercuten en la eficacia de la medicación o que ésta puede agravarlas. Por lo tanto, se considera inadecuado para su uso por pacientes diagnosticados de afecciones específicas. Se recomienda a los pacientes con antecedentes o que padezcan síntomas de colitis, enfermedades estomacales o afecciones intestinales que eviten el antibiótico hasta que se resuelva la afección. En caso de que sea absolutamente necesario utilizar el antibiótico, se recomienda extremar las precauciones. También es necesario utilizar el medicamento sólo con el consejo explícito del médico, después de la intimación de la condición.

Dosificación ideal según las condiciones diagnosticadas

Cuando se recomienda para la vaginosis bacteriana, la dosis ideal de la formulación en crema es de 100 mg para pacientes mayores de 13 años, durante un periodo que puede oscilar entre tres y siete días dependiendo de la afección. Las mujeres embarazadas deben utilizar la misma dosis de la formulación en crema durante un periodo de siete días. Cuando se utiliza la formulación en gel, la dosis es de cinco gramos; es importante tener en cuenta que el gel se utiliza normalmente como tratamiento de un día y no de un ciclo. Los especialistas recomiendan opciones de tratamiento adecuadas, en función de la afección y los resultados deseados.

Posible clindamicina crema vaginal efectos secundarios

Todos los medicamentos conllevan la posibilidad de efectos indeseables y la clindamicina no es una excepción. Los efectos pueden clasificarse en dos tipos: leves y graves. Se sabe que los efectos leves o moderados son de naturaleza más frecuente y no siempre requieren mediación o intervención para tratarlos. Los efectos graves o adversos suelen ser poco frecuentes y sólo afectan a una parte relativamente pequeña de los usuarios. Estos efectos pueden tener consecuencias graves y, en la mayoría de los casos, requieren atención médica. Es necesario identificar los síntomas y tomar las medidas correctoras o preventivas necesarias siempre que sea necesario.

Es importante añadir que es poco probable que todos los usuarios del antibiótico tópico experimenten efectos; se sabe que un pequeño sector de usuarios está totalmente libre de todos los efectos. Los efectos reales dependen de diversos factores, como la edad de la persona, la intensidad de la aplicación, el periodo de uso, la intensidad de la afección, otros medicamentos utilizados y la presencia de otras afecciones médicas. A continuación se presenta una recopilación de algunos de los efectos más frecuentes y comunicados de la clindamicina 2% crema vaginal para infecciones. Este documento sólo pretende servir de referencia y no pretende ser una lista completa o exhaustiva de los efectos.

Es frecuente que se produzcan picores en la vagina y la zona genital, y algunas personas experimentan dolor durante el coito. La secreción vaginal como posible efecto secundario también es relativamente frecuente. Otros efectos que pueden experimentarse son diarrea, sensación de mareo y posible dolor de cabeza. También es probable que un pequeño porcentaje de consumidores experimente náuseas y vómitos. También se pueden experimentar ciertas afecciones, aunque las tasas de incidencia son poco frecuentes. Esto incluye sensación de quemazón, brote de erupciones y aspecto rojizo. Además, también existe la posibilidad de hinchazón o indicios de afecciones cutáneas.

Interacciones de la clindamicina con otros medicamentos

Además de los efectos secundarios de la crema vaginal de clindamicina, también existe la posibilidad de interacciones con otros medicamentos. Esto ocurre cuando se utilizan dos o más medicamentos al mismo tiempo, ya sea para la misma enfermedad o para enfermedades diferentes. Esto se atribuye al conflicto en los mecanismos de acción de los dos medicamentos y puede desencadenar uno de tres resultados diferentes. Por ejemplo, cualquiera de los dos medicamentos puede terminar con un aumento de la potencia, disminución de la potencia o podría terminar con efectos secundarios agravados. En otras palabras, los posibles resultados indeseables de uno o ambos medicamentos pueden acabar siendo más intensos cuando se toman en combinación.

Las medidas correctoras para mitigarlo incluyen la interrupción temporal de cualquiera de los dos fármacos o la sustitución por un fármaco alternativo. Esto se decide en función de la importancia de cada medicamento, y el fármaco con una importancia o criticidad relativamente menor se interrumpe o suspende. En determinadas circunstancias, puede ser necesario tomar ambos medicamentos y, en tales casos, la única opción es escalonar el horario de toma y alterar la dosis o la potencia. He aquí una breve recopilación de las drogas o medicamentos que pueden interactuar con la clindamicina. No pretende ser completa ni exhaustiva, y sólo sirve como amplia referencia.

Entre los fármacos que suelen interaccionar con el antibiótico se encuentran las vacunas contra el cólera y algunos otros antibióticos para el tratamiento de infecciones bacterianas, como la eritromicina. Otros medicamentos que pueden interactuar con la clindamicina son ciertos relajantes musculares y agentes bloqueantes neuromusculares. Las interacciones no se limitan únicamente a los fármacos, sino que también pueden afectar a los medicamentos de venta libre, los complementos alimenticios, los alimentos, las medicinas alternativas y las terapias naturales.

Evite los efectos con una simple precaución

Unas sencillas precauciones ayudan a evitar resultados indeseables. Por ejemplo, las mujeres y los niños a los que se recomienda un esquema de una semana no deben tomar una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. El mejor método es saltarse la dosis y tomar la siguiente a la hora programada. Otras precauciones que ayudarán a mitigar o prevenir resultados adversos son las siguientes. Se sabe que el antibiótico desencadena diarrea, y esto podría ocurrir incluso unos meses después de haber concluido el tratamiento. Por lo tanto, es necesario buscar atención médica antes de tomar medicamentos de venta libre para la diarrea.

Uno de los efectos del antibiótico es la posible sensación de mareo. Por ello, se aconseja a las mujeres que no conduzcan ni manejen maquinaria que requiera un elevado estado de alerta. Otro posible efecto es el impacto sobre los preservativos de poliuretano, que podría durar hasta una semana después de concluido el tratamiento. Por lo tanto, es seguro utilizar preservativos de látex o poliisopreno para garantizar la protección frente a las enfermedades de transmisión sexual y evitar embarazos no deseados. También se sabe que el medicamento provoca candidiasis vaginal, por lo que las mujeres deben comprobar los síntomas y buscar un tratamiento adecuado. Conocida médicamente como candidiasis, esta afección provoca picor vaginal, flujo blanco y posible dolor al mantener relaciones sexuales. Identificar los síntomas y tomar las medidas correctoras adecuadas.

Necesidad de higiene adicional

En virtud de la naturaleza de las aplicaciones en la vagina, es necesario practicar una higiene adicional o mayor. Las fugas del antibiótico aplicado por la vagina pueden provocar manchas y decoloración de la ropa. Se recomienda el uso de barreras adecuadas, como compresas, para evitar manchas y garantizar una higiene adecuada. Debe evitarse totalmente el uso de tampones durante el tratamiento, ya que pueden absorber la medicación y hacerla ineficaz. Se recomienda el uso de bragas de algodón, en lugar de las fabricadas con nailon o rayón. Durante el periodo de tratamiento, deben evitarse las relaciones sexuales y el uso de inserciones vaginales, por ejemplo, las duchas vaginales.

 

Deja una respuesta