En EE.UU., la prevalencia de la artritis es relativamente alta, con unos 54 millones de adultos diagnosticados. Esto representa casi el 23% de los adultos en EE.UU., lo que significa que uno de cada 5 adultos está diagnosticado de esta enfermedad. Entre las diversas opciones de tratamiento, las inyecciones de cortisona se consideran una buena opción para ayudar a aliviar la inflamación. Conocidas como corticosteroides, las inyecciones suelen ser una formulación sintética de la hormona cortisol. Los medicamentos, destinados a obtener diversos resultados deseados, conllevan la posibilidad de efectos secundarios, y la cortisona no es una excepción. A continuación se detallan los efectos secundarios de la inyección de cortisona y las medidas para prevenirlos o mitigarlos.

Visión general y efectos secundarios de la inyección de cortisona

El esteroide no debe confundirse con los analgésicos o calmantes. El mecanismo de acción de los esteroides o corticoesteroides es diferente y el resultado es el alivio del dolor. El principal mecanismo de acción de los corticosteroides es la reducción de la inflamación. Cuando se reduce la inflamación de las articulaciones, disminuye el dolor, lo que supone un alivio. Sin embargo, las inyecciones de cortisona no deben considerarse analgésicos. Las inyecciones suelen administrarse para controlar la inflamación en zonas específicas del cuerpo. Por ejemplo, inflamación de las articulaciones o los tendones. En algunos casos, las inyecciones también están destinadas a tratar la inflamación que se extiende a diversas partes del cuerpo. Esto suele ocurrir cuando la inflamación es el resultado de reacciones alérgicas, como el asma o la artritis reumatoide.

Antes de examinar los efectos secundarios de la inyección de cortisona, es necesario comprender las afecciones específicas que se tratan o gestionan con las inyecciones. Esto ayudará a identificar las situaciones en las que los individuos son propensos a experimentar efectos secundarios o efectos indeseables de las inyecciones. Las inyecciones de cortisona se administran cuando los pacientes sufren diversas afecciones, como tendinitis, bursitis o gota. Otras afecciones que se tratan con inyecciones de cortisona son el dolor de espalda, la artrosis y la artritis reumatoide. Se sabe que las inyecciones alivian rápidamente la inflamación y el consiguiente dolor asociado a estas afecciones. Las inyecciones se administran en las articulaciones inflamadas. Además de las afecciones mencionadas, las inyecciones de cortisona también se recomiendan para tratar la artritis reactiva y la artritis psoriásica.

Efectos secundarios frecuentes de la inyección de cortisona

La posibilidad de que los pacientes experimenten efectos secundarios de la inyección de cortisona es mayor entre las personas que deben tomar dosis más altas. Este riesgo también es elevado para los pacientes que deben tomar los corticosteroides durante un periodo más largo. Es importante señalar que no todos los pacientes que reciben inyecciones de cortisona experimentan necesariamente efectos secundarios. Algunos pacientes pueden experimentar efectos secundarios, cuya intensidad y duración pueden variar de una persona a otra en función de diversos parámetros.

Entre los efectos secundarios de la inyección de cortisona más frecuentes se incluyen daños en los nervios y, en muchos casos, infecciones en las articulaciones. Otros efectos adversos incluyen daños en el cartílago, y hay casos de personas que acaban sufriendo un aumento repentino y temporal de la inflamación en las articulaciones. Esta inflamación repentina en las articulaciones donde se administra la inyección también puede causar dolor a las personas. Puede ser de carácter temporal y se sabe que remiten de forma natural sin necesidad de ninguna intervención particular. Un aumento de los niveles de azúcar en sangre es otra posibilidad que se atribuye al uso de inyecciones de cortisona, ya que el mecanismo de acción del corticosteroide desencadena un pico de glucosa en sangre. Esto también es temporal y se resolverá de forma natural.

Otros efectos secundarios frecuentes de la inyección de cortisona incluyen un posible impacto en el hueso adyacente. A veces se sabe que el hueso adyacente al lugar de la inyección se ve gravemente afectado, lo que provoca la muerte del hueso. En algunos casos, aunque no se produzca realmente la muerte ósea, puede dar lugar a osteoporosis, enfermedad en la que la densidad ósea se reduce considerablemente. Otra eventualidad es el debilitamiento de los tendones, que también puede provocar su rotura al cabo de un tiempo. La zona que rodea el lugar de administración de la inyección de cortisona también puede presentar un adelgazamiento de la piel. También se sabe que afecta a los tejidos blandos que rodean el lugar de administración de la inyección. Además de los posibles efectos indeseables mencionados, se sabe que algunas personas experimentan rubor en la cara, que también es temporal y se resuelve de forma natural. En ciertos casos, existe la posibilidad de un ligero aclaramiento de la piel alrededor del lugar de administración de la inyección. La zona alrededor del lugar de la inyección puede parecer más blanca que otras zonas del cuerpo, como resultado del aclaramiento de la piel.

Efectos secundarios de la inyección de cortisona que sufren sólo las mujeres

Uno de los resultados inusuales de las inyecciones son los efectos secundarios de la inyección de cortisona que experimentan sólo las mujeres. Los hombres no suelen experimentar ninguno de los efectos secundarios enumerados en esta sección. El efecto secundario más común que experimentan las mujeres es la menstruación irregular, que puede afectar a las rutinas de las mujeres en determinadas profesiones. Del mismo modo, es probable que las mujeres que amamantan a sus hijos experimenten cambios en la lactancia que pueden afectar a la lactancia materna. Esto requiere atención médica, ya que afecta a la salud del niño.

Otros efectos secundarios de la inyección de cortisona que son exclusivos de las mujeres incluyen un crecimiento excesivo, repentino y anormal del vello que no se atribuye a otras razones. Del mismo modo, el enrojecimiento de la piel es otra posible experiencia entre las mujeres. Estos efectos secundarios no afectan necesariamente a todas las mujeres, sino que pueden limitarse a un pequeño sector de mujeres que toman el medicamento. Del mismo modo, estos efectos indeseables pueden no afectar a todas las mujeres en periodo de lactancia o menstruación. Es importante destacar que estos efectos secundarios no son comunes por naturaleza, sino que son posibilidades remotas que se han observado y documentado en un número menor de individuos que reciben las inyecciones.

Consejos para evitar los efectos secundarios de la inyección de cortisona limitando el número de inyecciones

Como se ha indicado anteriormente, los efectos secundarios de la inyección de cortisona incluyen daños en el cartílago y otros efectos indeseables. Por lo tanto, es necesario garantizar que el número de inyecciones en las articulaciones sea limitado. Esto evitará los efectos adversos que se atribuyen a las dosis elevadas o al uso frecuente de inyecciones de cortisona. Normalmente, las inyecciones de cortisona no deben administrarse más de tres o cuatro veces al año. Del mismo modo, la frecuencia o duración entre dos inyecciones debe ser superior a seis semanas. Es esencial comprender que la frecuencia entre dos inyecciones no debe considerarse como un método para calcular el número de inyecciones por año. El número máximo de cortos de cortisona al año no debe ser superior a 4, mientras que el intervalo entre dos inyecciones consecutivas no debe ser inferior a 6 semanas.

Precauciones para evitar los efectos secundarios de la inyección de cortisona

Además de las medidas anteriores que son necesarias para evitar los efectos secundarios de la inyección de cortisona, hay otras precauciones que deben seguirse. Por ejemplo, se aconseja a las personas que toman anticoagulantes que dejen de tomarlos durante un periodo determinado antes de recibir las inyecciones de cortisona. Esto se hace principalmente con el fin de evitar hemorragias o prevenir el riesgo de aparición de hematomas que es posible como resultado de la interacción o mecanismo de acción. Del mismo modo, algunos suplementos también actúan como anticoagulantes, lo que expone al individuo al riesgo de hemorragias o hematomas cuando se administran inyecciones de cortisona. Como se ha mencionado en la sección anterior, la zona que rodea el lugar de la inyección se adelgaza y es probable que la piel se reblandezca. Esto expone al individuo al riesgo de hemorragias y hematomas. Cuando una persona que toma anticoagulantes se inyecta cortisona, pueden producirse efectos adversos. Por ejemplo, la hemorragia será difícil de controlar si la piel fina se magulla. Para evitar el riesgo de hemorragias y hematomas, es necesario pedir opinión médica sobre los medicamentos que deben evitarse. También es necesario informar al especialista tratante sobre el consumo de suplementos y fórmulas a base de hierbas.

Posibilidades durante la administración de las inyecciones de cortisona

Los pacientes que reciben inyecciones de cortisona deben estar preparados para ciertas posibilidades. Por ejemplo, es probable que las personas diabéticas experimenten un aumento de los niveles de azúcar en sangre inmediatamente después de la inyección. Es probable que otros experimenten algún tipo de calor en el pecho y la cara. Además, las personas también pueden experimentar un enrojecimiento perceptible en la cara y el pecho, que podría volverse ligeramente rojo. Para evitar algunos de los efectos secundarios de la inyección de cortisona mencionados en la sección anterior, es necesario seguir ciertas prácticas o precauciones, que minimizarán el riesgo de ciertos efectos. Para evitar hematomas o hemorragias, una precaución sencilla es evitar levantar objetos pesados y mantenerse alejado de actividades en las que el lugar de la inyección pueda estar expuesto a grandes esfuerzos.

Se recomienda el uso de compresas frías o hielo para reducir el dolor experimentado en la zona. Es importante señalar que debe evitarse el uso de compresas calientes. Muchas personas aplican compresas calientes o tibias en los puntos de inyección para aliviar el dolor. No debe utilizarse en los puntos de inyección de cortisona. Por extensión, es necesario que los pacientes que han recibido una inyección de cortisona eviten las bañeras y los jacuzzi o cualquier otra opción de relajación/limpieza que utilice calor. El periodo de 48 horas inmediatamente posterior a la administración de la inyección es el que requiere el máximo cuidado. Durante esta ventana, es necesario estar atento a la hinchazón, o estímulos de dolor o rubor. Esto indicará la aparición de los efectos secundarios de la inyección de cortisona.

Deja una respuesta