La salud sexual de la mujer depende mucho de hormonas como el estrógeno y la progesterona. De estas dos, el estrógeno es una hormona sexual clave, mientras que la progesterona desempeña un papel de apoyo. La progesterona se encarga principalmente de que las paredes del útero estén preparadas para albergar un feto en su interior. Además, la progesterona es una hormona clave para el crecimiento de los tejidos mamarios y la salud general de los senos. Las mujeres que han llegado a la menopausia pueden experimentar una notable disminución de sus niveles de progesterona. La ausencia de los niveles necesarios de esta hormona está relacionada con una amplia gama de afecciones como la reparación ósea, el debilitamiento de la piel, etc. La crema de progesterona se utiliza para restablecer el equilibrio adecuado de esta hormona. Sin embargo, esta crema es capaz de desencadenar algunos efectos secundarios no deseados. Es útil conocer estos efectos secundarios antes de empezar a utilizar esta crema.

Un nivel adecuado de progesterona es esencial para la salud sexual de la mujer. La hormona ayuda a evitar que las paredes uterinas se encojan, lo que reduce las posibilidades de que los óvulos sean rechazados poco después de ser implantados dentro de la región uterina. En esencia, esta hormona -secretada por los ovarios- es esencial para garantizar que el óvulo fecundado se coloque correctamente. Entre las mujeres que han llegado a la menopausia, las dosis de progesterona pueden ayudar a controlar síntomas como problemas cutáneos, sofocos, insomnio, disminución de la salud ósea, etc.

¿Cómo detectar un descenso del nivel de progesterona? Las señales son bastante fáciles de identificar. Los signos más comunes incluyen cambios en el estado de ánimo, como depresión o ansiedad. También puede ser testigo de molestias como el dolor de cabeza crónico u otras afecciones asociadas como la migraña. La crema de progesterona está ampliamente disponible como medicamento de venta libre para tratar estos síntomas. Debe saber que la mayoría de estas cremas no son competencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Crema de progesterona

Es una crema transdérmica o tópica que se aplica sobre la piel. La formulación permite una absorción más rápida. Su estructura química y composición se asemejan mucho a las hormonas producidas de forma natural en el organismo. Los ingredientes necesarios proceden de algunos tipos de ñame, así como de productos a base de soja. Las ventajas de la crema de progesterona aún no se han comprobado plenamente en condiciones de ensayo científicas. Se está produciendo un notable aumento de la investigación clínica para establecer las propiedades de las cremas disponibles en el mercado para aumentar los niveles de progesterona.

Los estudios han demostrado ampliamente el potencial de absorción de estas cremas; están apareciendo más pruebas sobre la facilidad de absorción de las cremas con base alcohólica. Los niveles de absorción no son muy significativos cuando las cremas se basan en gel o agua. Sin embargo, las mujeres -especialmente las que han llegado a la menopausia- han informado de una notable mejora del bienestar de su piel tras utilizar crema de progesterona. La dosis normal es de dos veces al día; puede que necesite el consejo de un médico cualificado para conocer los niveles seguros de dosificación. Esta crema puede utilizarse en la parte posterior de los codos, las rodillas o, en general, en cualquier otro lugar.

Los efectos secundarios de la crema de progesterona

Los efectos secundarios más probables de la crema de progesterona incluyen cansancio, debilidad, ablandamiento de los senos, latidos cardíacos erráticos, inflamación de partes del cuerpo, aumento del peso corporal, etc. Las personas también se han quejado de molestias abdominales como formación de gases, flatulencias o hinchazón, así como náuseas. Algunos usuarios han experimentado episodios crónicos de cefaleas o migrañas. También se han descrito efectos secundarios como cambios en los ciclos menstruales, visión borrosa, hipotensión (disminución de la tensión arterial), cambios de humor como ansiedad o depresión, tos persistente, confusión, vértigo, etc.

Se aconseja informar al médico que le trata, así como al farmacéutico, sobre alergias o hipersensibilidad conocidas, especialmente cuando se aplique medicamentos tópicos o cremas. Algunas personas han experimentado reacciones alérgicas como problemas respiratorios, inflamación de órganos faciales o extremidades, erupciones cutáneas, picores persistentes, opresión en el pecho, sensación de entumecimiento u hormigueo en la boca, etc. En algunos casos poco frecuentes, las usuarias de cremas de progesterona han notado niveles excesivos de somnolencia, malestar estomacal, indigestión, heces blandas o diarrea, sensación de mareo, etc.

Su equipo médico puede advertirle de los riesgos asociados a la aplicación de crema de progesterona durante un periodo prolongado. Entre los riesgos de un mayor nivel de suministro hormonal destacan la formación de quistes o fibromas en la zona uterina, la incidencia de derrames cerebrales, problemas relacionados con la coagulación de la sangre, afecciones cardiacas y cánceres, especialmente en ovarios o mamas. Es posible que las mujeres embarazadas deban abstenerse de utilizar este producto. Sin embargo, si su enfermedad requiere el uso de esta crema, debe consultar a su médico antes de aplicársela.

También hay que recordar que la crema de progesterona es soluble en grasas. Esto significa que sus tejidos pueden absorberlos y almacenarlos para su uso posterior. Por este motivo, el uso de crema de progesterona durante un periodo prolongado puede provocar un aumento significativo del nivel hormonal. Hable con su equipo médico para conocer los efectos adversos de una acumulación excesiva de progesterona en lípidos, grasas o tejidos. Como la mayoría de estas cremas se venden para mujeres que ya han llegado a la menopausia, hay que tener cuidado de no utilizar cremas sin receta sin la necesaria supervisión médica. Las mujeres que han utilizado estas cremas durante bastante tiempo han experimentado episodios crónicos de náuseas y otros problemas abdominales. Se hace necesario hablar con su médico sobre las opciones disponibles para restablecer el equilibrio hormonal adecuado y cuál de ellas se adapta a su organismo.

Afecciones médicas previas y uso de crema de progesterona

En general, su médico puede recomendarle que tome las precauciones necesarias si padece afecciones clínicas como dolores de cabeza crónicos, afecciones respiratorias como bronquitis o asma, afecciones mentales como trastornos bipolares, depresión, psicosis, etc., afecciones renales o problemas relacionados con el corazón. Además, se desaconseja el uso de cremas para aumentar el nivel de progesterona a las personas con alguna enfermedad o historial clínico previo. Tales condiciones clínicas incluyen trastornos hepáticos – principalmente, cirrosis del hígado, inflamación del hígado (hepatitis), etc., ser alérgico a la progesterona o a sus suplementos, tiempo prolongado para la coagulación de la sangre, problemas o enfermedades arteriales, secreción excesiva de sangre durante los ciclos menstruales, incidencia de cánceres en sus genitales o senos.

También hay que recordar que la administración conjunta de estrógenos y progesterona puede suprimir los beneficios de los primeros. Hable con su farmacéutico, así como con el médico que le trata, sobre la toma simultánea de estrógenos. Recuerde siempre que el estrógeno puede recetarse en múltiples formas, como la forma conjugada de estrógeno, la versión etinil de estradiol o como versión simple de estradiol.

Otras precauciones para evitar los posibles efectos secundarios de la crema de progesterona

El uso de cremas de progesterona puede provocar mareos y un nivel excesivo de somnolencia. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente evitar tomar fármacos que puedan inducir somnolencia o medicamentos que puedan hacerle sentir somnoliento. Por lo tanto, antes de utilizar fármacos antitusígenos o medicamentos para aliviar los dolores, se aconseja hablar con el médico tratante sobre los posibles efectos secundarios y otros riesgos. Por estas razones, tampoco se recomienda realizar actividades que requieran un alto nivel de agilidad o alerta mental. Por ejemplo, su médico puede aconsejarle que no maneje máquinas pesadas ni realice actividades como conducir. Es una buena práctica preparar una lista de los medicamentos que consume actualmente; incluya en esta lista fármacos como los de venta con receta, los de venta libre (OTC) y los medicamentos a base de plantas. Sobre todo, una vez que haya compartido esta lista, nunca interrumpa o deje de tomar estos medicamentos sin el conocimiento de su médico tratante.

Dado que los organismos reguladores, como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), no rigen la fabricación ni el envasado de las cremas de progesterona de venta libre, es necesario conocer los posibles riesgos. Es posible que muchos de estos productos de venta libre no contengan las cantidades que declaran en su envase. Las principales materias primas utilizadas en la elaboración de la mayoría de estas cremas OTC son la soja o el ñame. Estos productos contienen una sustancia (diosgenina) que sólo se transforma en progesterona en un entorno de laboratorio estrechamente supervisado. Es poco probable que su cuerpo produzca progesterona a partir de este ingrediente. Por lo tanto, extreme las precauciones con las cremas de progesterona u otros productos tópicos similares que se venden bajo la categoría denominada cosméticos.

Otros enfoques para un correcto equilibrio del nivel de progesterona

También puedes considerar otras medidas complementarias para aumentar tu bienestar hormonal, especialmente un equilibrio adecuado del nivel de progesterona. Estos enfoques incluyen la eliminación de las condiciones de vida estresantes (por ejemplo, dedicarse a un hobby, meditar o pasar más tiempo con amigos y familiares para reducir sus niveles de estrés), tomar alimentos que son ricos en vitaminas B6 (garbanzos, pescado, así como alimentos a base de granos enteros), consumir cantidades necesarias de alimentos a base de zinc (este mineral aumenta su bienestar hormonal en gran medida, también, recuerde que la ingesta insuficiente de zinc puede bajar los niveles de hormonas esenciales como la progesterona) y mantener un régimen de entrenamiento / ejercicio. Sobre todo, asegúrese de que su peso corporal está bajo control. Habla con un dietista cualificado para saber cuál es el peso óptimo para tu estatura y tu edad.

Por encima de todo, también necesita saber cuánta crema de progesterona debe aplicarse. Su médico puede informarle de que 15 miligramos (mg) es una dosis segura, lo que equivale aproximadamente a menos de un cuarto (1/4) de cucharadita. Es igualmente útil señalar que la progesterona también está disponible en muchas otras formas. Las formas más comunes son como medicamento inyectable, loción vaginal, pomada o píldora. Hable con el médico que la trata sobre las formas que más le convienen, al tiempo que recibe los consejos necesarios sobre las posibles molestias y efectos secundarios que pueden provocar las cremas de progesterona.

Deja una respuesta