Los antidepresivos se utilizan principalmente para el tratamiento de diversos trastornos mentales. Esta clase de fármacos forma parte de planes de medicación destinados a tratar ansiedades, depresiones y otros trastornos psicológicos de este tipo. Dentro de la familia de los antidepresivos, los fármacos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se utilizan para una amplia gama de trastornos mentales. La fluoxetina es uno de estos fármacos, perteneciente al género de los ISRS. La marca más popular de este fármaco es Prozac. Sin embargo, se sabe que estos fármacos desencadenan algunos efectos secundarios adversos. Por lo tanto, es importante conocer los efectos secundarios que pueden desencadenar estos fármacos, sobre todo antes de iniciar un plan de medicación para tratar una enfermedad mental.

La fluoxetina se administra para una amplia gama de problemas relacionados con el estado de ánimo y trastornos mentales. Los usos más comunes de este fármaco incluyen el tratamiento de ataques de pánico, depresión y afecciones como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Las personas que padecen la mayoría de las afecciones mencionadas pueden tener problemas para dormir, pérdida de apetito y adoptar una actitud indiferente hacia muchas cosas de la vida. La fluoxetina es conocida por sus propiedades para aumentar el apetito y mejorar los patrones de sueño. Sobre todo, este fármaco ISRS puede devolver el interés perdido por vivir, eliminando miedos y ansiedades innecesarios.

Como uso prolongado, la fluoxetina se toma para el tratamiento de afecciones premenstruales / un síndrome relacionado que implica episodios persistentes de depresión, ansias de comer más alimentos, así como estar en un estado de ánimo irritado. Del mismo modo, la fluoxetina se utiliza para controlar los trastornos por atracón. En algunos casos, las personas que padecen ansiedad pueden plantear repetidamente una retahíla continua de preguntas para aclarar una misma cosa, o preocuparse en exceso por detalles más sutiles; la fluoxetina es conocida por tratar estos signos de afecciones mentales.

Uso seguro de la fluoxetina

Es importante que estudie detenidamente el prospecto o la guía del medicamento que tiene a su disposición su farmacéutico cada vez que vaya a reponer un medicamento. Le aconsejamos que estudie esta guía antes de iniciar un plan de medicación que implique la ingesta de fluoxetina. Recuerde que este medicamento también está disponible en forma líquida. Al tomar la variante líquida o en suspensión de la fluoxetina, se recomienda encarecidamente medir cada dosis con la cuchara o el dosificador suministrado con el envase. El uso de un cucharón de cocina puede dar lugar a mediciones inexactas y, en ocasiones, a una sobredosis.

La fluoxetina se toma por vía oral, antes o después de una comida; suele administrarse en una sola dosis diaria junto con la comida de la mañana, es decir, el desayuno. En muy raras ocasiones, la fluoxetina se administra dos veces al día; en tales casos, se toma durante la comida de la mañana y en la hora del almuerzo. Su enfermedad subyacente puede influir en la frecuencia de las dosis. Por ejemplo, si a las mujeres se les receta fluoxetina para tratar los problemas experimentados durante la fase premenstrual, las dosis se toman durante 15 días antes de la menstruación.

Efectos secundarios de la fluoxetina

Es probable que la fluoxetina cause algunos efectos secundarios adversos. Entre los efectos secundarios desencadenados, los más comunes son insomnio, disminución del apetito, sensación de mareo o somnolencia, molestias abdominales como náuseas, indigestión, etc. Entre las molestias más comunes se incluyen la sudoración profusa, un estado de ánimo inquieto, bostezos frecuentes y niveles excesivos de cansancio. Es probable que casi todos estos efectos secundarios adversos desaparezcan una vez que su organismo se acostumbre a este medicamento y a sus principios activos. Debe consultar rápidamente a su médico o farmacéutico si uno o más de estos efectos secundarios adversos persisten durante mucho tiempo.

Algunos efectos secundarios graves de la fluoxetina

En general, es poco probable que este medicamento desencadene reacciones agudas y efectos secundarios graves. Sin embargo, en algunas raras circunstancias, la ingesta de fluoxetina ha provocado un aumento de los niveles de ansiedad o inquietud. Otros efectos secundarios igualmente graves son el descenso repentino de la libido o la pérdida de actividad sexual, la pérdida inexplicable de peso corporal, las hemorragias internas, la aparición de pensamientos suicidas, los calambres musculares, los ataques epilépticos, las convulsiones o los espasmos musculares. En todos estos casos, se aconseja buscar ayuda médica sin demora. Los efectos secundarios muy graves o casi mortales causados por la fluoxetina son muy raros; pero, en algunos casos remotos, una pequeña minoría de usuarios ha notificado signos agudos como síntomas de problemas renales, sangre en las heces, ataques o crisis epilépticas, cambios en la vista o visión borrosa, etc.

Reacciones alérgicas y efectos secundarios relacionados

Es poco probable que la fluoxetina cause alergias importantes. Como casos aislados, puede notar reacciones alérgicas como inflamación de garganta o labios, afecciones respiratorias como sibilancias o dificultad para respirar, erupciones en la piel y urticaria. En casos muy raros, algunas personas han notificado un episodio agudo de mareo, que puede conducir a la pérdida de conciencia, desmayos o desmayos.

Toxicidad y otros efectos secundarios

Las personas con trastornos mentales también pueden estar tomando otras drogas. Es posible que estos medicamentos coadministrados aumenten los niveles de serotonina en su sistema. La acumulación excesiva de serotonina puede dar lugar a una afección conocida como toxicidad o síndrome de la serotonina. Esta afección puede manifestarse en forma de molestias abdominales como indigestión, heces blandas, diarrea, náuseas, etc., aumento de la temperatura corporal, latidos cardíacos erráticos, inquietud, episodios agudos de somnolencia o sensación de mareo.

Personas con diabetes mellitus

La ingesta prolongada de fluoxetina puede alterar los niveles de azúcar en sangre. Su médico tratante puede aconsejarle un control regular de la glucemia. Si está tomando medicamentos para la diabetes, su equipo médico puede alterar la potencia o la frecuencia de las dosis de fluoxetina. Su dietista también puede recomendarle algunos cambios en su dieta y en su régimen de ejercicio.

Fluoxetina y riesgos de interacciones con otros medicamentos

En general, se le aconseja que informe a su médico acerca de los tratamientos que sigue actualmente, si los hay, así como sobre los planes de medicación actuales. Debe saber que los restos de fluoxetina pueden permanecer en su organismo durante al menos 4 semanas. Por lo tanto, antes de iniciar un nuevo plan de tratamiento, es importante que informe a su médico si ha tomado fluoxetina en el pasado reciente. Si está tomando fluoxetina, debe tener precaución antes de tomar anticoagulantes, antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno. Además, si actualmente está tomando fármacos inhibidores de la MAO, como linezolid, tranilcipromina, azul de metileno, etc., debe abstenerse de coadministrar fluoxetina, ya que puede provocar desenlaces casi mortales o mortales.

Es más probable que la fluoxetina interaccione de forma adversa con medicamentos que le hagan dormir, como el diazepam, analgésicos opiáceos como la codeína, así como medicamentos que puedan causar mareos (especialmente, medicamentos utilizados para el tratamiento del resfriado común o la tos). Tampoco se recomienda tomar fármacos IRSN como venlafaxina, duloxetina, etc. o fármacos ISRS como paroxetina y citalopram. La ingesta de estos fármacos puede conducir a menudo a una presencia excesiva de serotonina y pronto puede provocar toxicidad o síndrome serotoninérgico.

Le aconsejamos que recuerde que los efectos adversos y las alergias mencionados no constituyen una lista completa de todas estas molestias. Por lo tanto, es probable que experimente algunos signos o síntomas que no se han mencionado anteriormente. Si usted nota cualquier signo desconocido o efectos secundarios no mencionados, es muy recomendable consultar a su médico y tomar la atención médica necesaria tan pronto como sea posible.

Fluoxetina – Un plan de dosificación seguro

Su médico tratante puede iniciar el plan de dosificación de fluoxetina a niveles de dosis muy bajos. Una vez que el cuerpo se acostumbra a los ingredientes de este fármaco, las dosis se aumentan lentamente a lo largo de un periodo de tiempo. Se sabe que este enfoque reduce el impacto de algunos efectos secundarios adversos de la fluoxetina. Para aprovechar al máximo su plan de medicación, se le aconseja que tome su dosis diaria en la misma franja horaria. Además, es una buena práctica tomar fluoxetina sin interrupciones en su plan de medicación. Se sabe que una ingesta regular de este tipo mejora el bienestar mental. Sobre todo, debe recordar que el plan de medicación se basa en muchos factores: las variables clave son su edad, sexo, su estado general y lo bien que responde su sistema a las dosis de fluoxetina.

Puede producirse una sobredosis de fluoxetina si toma una dosis doble. Esto puede ocurrir cuando las personas olvidan tomar una dosis y la consumen dos veces para compensar la dosis que se saltaron. Los signos distintivos de una sobredosis probable son trastornos respiratorios, inflamación de las partes faciales, un episodio agudo de somnolencia o mareo, un cambio marcado en la frecuencia del pulso, desmayo, etc. Si sospecha que se ha producido una sobredosis, le recomendamos que acuda al médico lo antes posible.

Riesgos de interrumpir la fluoxetina basándose en las mejoras iniciales

Cuando los resultados esperados empiezan a aparecer, algunas personas pueden dejar de tomar este medicamento. Esta práctica puede hacer más mal que bien. Usted debe recordar que una ingesta regular y sin parar de fluoxetina es necesaria para el tratamiento saludable de su condición mental. Por lo tanto, nunca interrumpa la toma de fluoxetina sin el consentimiento explícito de su médico tratante. En la mayoría de los casos, puede empezar a ver algunos cambios en su organismo en menos de 15 días desde el inicio del plan de medicación. Si continúa con su plan de medicación -según le aconseje su médico- es probable que la fluoxetina dé sus mejores resultados en un plazo de 30 a 40 días. Sin embargo, si su estado mental no cambia, debe consultar sin demora a su médico tratante.

Sobre todo, si nota alguno de los efectos secundarios graves o reacciones alérgicas enumerados anteriormente, se le aconseja que llame rápidamente al 911. Quienes vivan en EE.UU. pueden dirigirse al centro toxicológico más cercano a su lugar de residencia. También puede considerar la posibilidad de llamar al teléfono de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para que le orienten urgentemente. Si vive en alguna de las provincias de Canadá, debe llamar inmediatamente a Health Canada o ponerse en contacto con la unidad de toxicología más cercana para recibir ayuda médica.

Deja una respuesta