Cuando los ácidos presentes en el tracto gástrico ascienden por el conducto alimentario (es decir, el esófago), provocan una afección denominada reflujo ácido. También se conoce como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Una acumulación excesiva de ácidos puede provocar úlceras en el tubo digestivo. Si no se tratan, las úlceras pueden derivar en enfermedades autoinmunes como el cáncer. Pantoprazol es un medicamento muy utilizado, prescrito para el tratamiento del reflujo ácido. Pero, ¿es bueno este medicamento para tratar molestias abdominales como náuseas? Resulta esencial saber más sobre esto, antes de iniciar su plan de tratamiento.

La presencia excesiva de ácidos estomacales puede causar problemas graves, como dolor en la parte superior del abdomen, úlceras y otras molestias. En términos clínicos, esto se denomina reflujo ácido o ERGE. Según organismos establecidos como el Colegio de Gastroenterología de EE.UU., es probable que más de 50 millones de personas (en América) padezcan reflujo ácido al menos una vez al mes. Entre los factores de riesgo figuran el peso corporal excesivo, el tabaquismo o la ingesta de comidas copiosas.

Los problemas desencadenados por la ERGE pueden ser perjudiciales, ya que el conducto alimentario no tiene un revestimiento protector (similar al del estómago). Una válvula situada al final del conducto alimentario (conocida como esfínter) permite que los alimentos entren en la barriga. Cuando esta válvula pierde su funcionalidad (principalmente entre las personas mayores), el contenido del estómago puede ascender por el interior del conducto alimentario. También puede encontrarse con esta afección cuando su dieta es pobre en fibra, si bebe grandes cantidades de líquidos carbonatados (como refrescos), al cambiar a una postura tumbada poco después de consumir una comida de gran tamaño, etc.

Uso de pantoprazol

El pantoprazol se administra para tratar la afección médica mencionada y las molestias asociadas a ella. La dosis habitual es una vez en un plazo de 24 horas. Sin embargo, cuando hay una marcada acumulación de ácidos, se toman dos dosis al día. Este medicamento está disponible con una fórmula de liberación retardada; esta acción mantiene los ingredientes activos a salvo de los ácidos agresivos dentro de su estómago. También está disponible en forma de gránulos – la liberación de esta forma se retrasa para escapar a los efectos de los jugos / ácidos gástricos.

Los comprimidos / píldoras de pantoprazol pueden tomarse antes o después de una comida; sin embargo, los gránulos se toman al menos 45 minutos antes de una comida. Para obtener mejores resultados, es importante tomar este medicamento a la misma hora todos los días, durante todo el tratamiento. Los comprimidos deben tragarse enteros; nunca intente morderlos, triturarlos o pulverizarlos dentro de la boca. En algunos casos, una dosis de 40 mg de pantoprazol puede resultar difícil de tragar; en tales casos, se aconseja dividir el comprimido en dos. En caso de gránulos de pantoprazol, tómelo con zumo de manzana y no con agua / otros líquidos.

Puede ser necesario seguir tomando este medicamento, incluso después de que desaparezcan las molestias aparentes del reflujo ácido. Los planes de tratamiento deben cumplirse en su totalidad; por lo tanto, nunca intente dejar de tomar este medicamento durante el transcurso del plan de dosificación. Este medicamento puede provocar algunos efectos secundarios, como formación de gases, indigestión, migraña, sensación de mareo y somnolencia intensa. Se consideran de naturaleza menor y pueden desaparecer en cuestión de pocos días. Sin embargo, si persisten durante más de 4 días, es una práctica segura hablar con su médico tratante sin mucha demora.

¿Se puede tomar pantoprazol para tratar las náuseas?

Se están realizando estudios médicos -a un nivel bastante avanzado- para determinar la eficacia del pantoprazol en el tratamiento de las náuseas. Existen pruebas bastante considerables de la capacidad de este fármaco para tratar las náuseas. De los que tomaron el fármaco, se sabe que las mujeres se curan mejor que los hombres. Además, se sabe que los resultados observados entre las personas de edad avanzada (es decir, mayores de 60 años) y los pacientes de mediana edad (es decir, de 40 a 48 años) son más pronunciados. Es importante que comparta con su cuidador los detalles sobre su medicación actual y su plan de tratamiento. Haga una lista de todos los medicamentos que toma actualmente; al hacer la lista, tenga cuidado de incluir los medicamentos con receta, los medicamentos sin receta, las vitaminas y/o los suplementos proteicos, los medicamentos a base de hierbas y las ayudas dietéticas. Una vez compartida, nunca haga cambios en la lista de medicamentos sin comunicárselo a su médico cuidador.

Es igualmente esencial que informe a su equipo de cuidadores sobre alergias / hipersensibilidad previas, dolencias (como lupus, trastornos hepáticos -como hepatitis y/o cirrosis hepática-), etc. Las personas con afecciones hepáticas pueden observar una pérdida repentina de peso corporal, episodios de sudoración, dolor en el bajo vientre, etc. Además, si se siente mareado, aturdido o siente un dolor inexplicable en los brazos, el pecho o las mandíbulas, hable sin demora con el médico que le trata.

El pantoprazol pertenece a una clase de medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones. Los fármacos de este tipo pueden provocar pérdida ósea, especialmente en las personas mayores y en quienes los toman durante un periodo de tiempo bastante prolongado. Se ha demostrado que tomar pantoprazol durante mucho tiempo puede causar fracturas, así como debilitamiento de los huesos. En tales casos, el equipo asistencial puede recetar suplementos de vitamina D, así como ayudas dietéticas como el citrato de calcio.

Entre las mujeres embarazadas, el uso de pantoprazol para el reflujo ácido o las náuseas es muy limitado. El fármaco sólo se administra cuando existe una necesidad aguda de este tratamiento. También debe tener en cuenta que los principios activos de este medicamento pueden pasar a la leche materna. Los bebés que tomaban este tipo de leche desarrollaban problemas de alimentación, dificultades para dormir y lloraban con demasiada frecuencia. Por lo tanto, las madres que estén amamantando o dando el pecho deben informar a su médico sobre la ingesta de este medicamento. Su médico tratante puede aconsejarle que no tome inhibidores de la bomba de protones mientras esté amamantando a un recién nacido.

En resumen, el pantoprazol pertenece a un género de medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones. Se utiliza para tratar el reflujo ácido y la ERGE, que son consecuencia del retroceso de los ácidos hacia el tubo digestivo. Este medicamento se toma bajo la supervisión clínica de cuidadores cualificados. Se está estudiando su uso para las náuseas y muchos encuestados han obtenido alivio de tales afecciones abdominales. Sin embargo, se recomienda encarecidamente consultar con su médico tratante / farmacéutico antes de tomar este medicamento para tratar las náuseas y otras molestias abdominales como vómitos, dolor, calambres, etc.

Deja una respuesta