Una de las opciones de tratamiento para la fiebre y el dolor son los antiinflamatorios no esteroideos, y el ibuprofeno se considera uno de los AINE más populares. Debido a su uso generalizado para el tratamiento de diversas afecciones, también es objeto de confusión. Muchos usuarios desconocen el medicamento y cómo utilizarlo eficazmente para las afecciones adecuadas. Se sabe que muchos utilizan la medicación equivocada para determinadas afecciones, lo que podría empeorar la dolencia, además de desencadenar complicaciones no deseadas. A menudo se plantea esta pregunta a los farmacéuticos: ¿es el ibuprofeno (Advil) un anticoagulante? Las secciones siguientes arrojan luz sobre esta duda y ofrecen aclaraciones completas, para ayudar a las personas a utilizar correctamente los medicamentos y obtener los resultados ideales o deseados.

Visión general del ibuprofeno
Como se ha indicado anteriormente, Ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo e inhibidor no selectivo de la COX. En uso desde su aprobación hace casi cinco décadas, se utilizó inicialmente para tratar la artritis reumatoide, y tiene la distinción de ser el primer AINE autorizado para salir a la venta como formulación de venta libre. Se utiliza para tratar las siguientes afecciones, principalmente debido a sus propiedades antipiréticas, analgésicas y a los resultados antiinflamatorios asociados al medicamento.

  1. Se utiliza para tratar el dolor asociado a la dismenorrea y otras afecciones como la cefalea y los trastornos de los tejidos blandos. Es eficaz para tratar el dolor leve o moderado, y también se utiliza para tratar el dolor asociado a procedimientos dentales y espondilitis. El dolor provocado por afecciones crónicas como la artrosis y la artritis reumatoide también se trata con AINE.
  2. El mecanismo de acción del medicamento y sus propiedades lo hacen adecuado para la fibrosis quística, y se sabe que reduce considerablemente la inflamación.
  3. A los pacientes con hipotensión ortostática también se les administra ibuprofeno, principalmente porque produce retención de sodio, y esto ayuda a controlar mejor la hipotensión ortostática aguda.
  4. Dolor orofacial, experimentado por los pacientes con afecciones dentales también se recomienda Ibuprofeno para lidiar con el dolor.
  5. Se utiliza como parte de un tratamiento combinado junto con analgésicos opiáceos para tratar el dolor intenso. Sin embargo, sólo bajo estricta supervisión médica y no debe tomarse sin recomendación. Por ejemplo, a un paciente se le pueden recetar analgésicos opiáceos, y el paciente puede suponer a veces que la combinación con ibuprofeno de venta libre le ayudará. Sólo con recomendaciones específicas.
  6. El ibuprofeno también forma parte de estudios para determinar su eficacia en otras afecciones crónicas y enfermedades degenerativas. Por ejemplo, se está estudiando su eficacia en pacientes con Alzheimer y Parkinson. En tales casos, es objeto de estudios para comprobar su efecto profiláctico. Los estudios también se extienden a su papel en pacientes diagnosticadas de cáncer de mama.

¿Cuál es la advertencia sobre el ibuprofeno?

Algunos medicamentos vienen con una advertencia del organismo regulador y es necesario comprobar las advertencias que pretenden alertar a los profesionales sanitarios sobre sus posibles efectos. Las advertencias de recuadro negro se consideran las más graves entre todas las advertencias. El ibuprofeno viene con tres advertencias diferentes. El primero es la posibilidad de un mayor riesgo de episodios trombóticos cardiovasculares, que se atribuyen a todos los antiinflamatorios no esteroideos. En ocasiones, aunque raramente, esto puede poner en peligro la vida. Se sabe que el riesgo aumenta con el uso prolongado.

La segunda advertencia se refiere a los pacientes sometidos a cirugía de revascularización coronaria. El riesgo asociado a esta combinación es un posible infarto de miocardio o ictus. Por lo tanto, no debe utilizarse ni antes ni después de una intervención quirúrgica. El tercer riesgo es la posibilidad de riesgo gastrointestinal. Se sabe que los AINE provocan hemorragias estomacales y complicaciones gastrointestinales graves. Esto incluye una posible ulceración, en la que el estómago o los intestinos acaban con perforaciones. Este riesgo es pronunciado o mayor en los pacientes de edad avanzada. El problema con este efecto, es que puede desarrollarse en cualquier momento cuando se utiliza, y es a menudo sin ningún tipo de advertencia en absoluto.

¿Es el ibuprofeno (Advil) un anticoagulante?

Como se ha señalado en la introducción, una duda común en la mente de los usuarios es la confusión sobre el ibuprofeno como anticoagulante. Para responder a esta pregunta, es necesario saber cómo funciona el ibuprofeno. Aunque el mecanismo de acción real no se conoce por completo, los resultados se relacionan con las propiedades como AINE e inhibidor de la COX. La ciclooxigenasa o COX, son enzimas responsables de la liberación de prostaglandinas, que a su vez están relacionadas con el dolor y la fiebre. Estas enzimas también son responsables de estimular el tromboxano que provoca o desencadena la coagulación de la sangre. Al inhibir la COX, el fármaco provoca una reducción de las prostaglandinas que están relacionadas con las acciones mencionadas.

Por tanto, hay una respuesta clara a la pregunta que se hacen los pacientes. Aunque esencialmente no es un anticoagulante, los resultados del fármaco tienen un efecto algo similar. Ralentiza el tiempo de coagulación de la sangre. Dado que el resultado es algo similar, hasta cierto punto, se suele etiquetar como anticoagulante. Esta es una de las razones por las que se debe dejar de tomar Ibuprofeno cuando una persona sufre una lesión que puede sangrar. Dado que se retrasa la coagulación de la sangre, puede aumentar la hemorragia.

¿Cuáles son los efectos secundarios frecuentes del ibuprofeno?

Todos los medicamentos conllevan la posibilidad de efectos indeseables, y el ibuprofeno no es una excepción. Algunos de los efectos más comunes son el impacto sobre el sistema gastrointestinal. Por ejemplo, el paciente puede experimentar dolor o sufrir episodios de diarrea o estreñimiento. Los pacientes también pueden experimentar náuseas y vómitos. Otros efectos son una posible dispepsia y sensación de hinchazón. Aparte de los efectos en el sistema gastrointestinal, el paciente también puede sufrir dolores de cabeza y brotes de erupciones cutáneas. Existe la posibilidad de retención de líquidos debido al mecanismo de acción del fármaco, mientras que se sabe que algunos experimentan una sensación inusual de zumbido en el oído, o un ruido anormal en el oído. Es importante tener en cuenta que se trata de posibles efectos y no es necesario que todos los pacientes experimenten los mismos. Se sabe que un porcentaje significativo de usuarios está libre de todos los efectos.

Deja una respuesta