El correcto funcionamiento de su hígado es esencial para mantener las proteínas y enzimas en sus niveles óptimos. Como el hígado ayuda a limpiar el sistema y también permite almacenar las energías necesarias, la salud del hígado adquiere una importancia añadida. La prueba de la función hepática puede indicar si su hígado está en buen estado. La mayoría de los síntomas asociados a problemas hepáticos son muy comunes. Puede ser necesario vigilar los cambios en el apetito, las anomalías en el color de los ojos o de la piel, ya que estos signos pueden indicar un riesgo probable para el funcionamiento normal del hígado.

Tu hígado es un gran filtro. Su función principal es filtrar las impurezas de la sangre. Antes de que la sangre del tracto gastrointestinal vaya a otras partes del cuerpo, el hígado la limpia. De este modo, este órgano garantiza que el cuerpo tenga acceso a una forma pura de sangre, es decir, sin toxinas ni materiales de desecho. El hígado también proporciona al organismo las proteínas necesarias para coagular la sangre y ayuda a almacenar nutrientes, azúcares, etc. Además, el hígado produce jugos que ayudan al organismo a digerir los alimentos.

Los trastornos más comunes que afectan al hígado son la cirrosis, los cánceres, la hepatitis, la formación de cálculos biliares, la insuficiencia hepática, etc. La cirrosis no aparece de la noche a la mañana, sino que tarda bastante tiempo en manifestarse. Esta afección puede producirse por un consumo excesivo de alcohol, una infección hepática no tratada (como la hepatitis B o C) y sobrepeso u obesidad. El crecimiento canceroso del hígado, conocido como carcinoma hepatocelular, está relacionado con la incidencia de cirrosis. La hepatitis denota una inflamación o hinchazón del hígado. Se desencadena por ataques víricos, entre los que los más comunes son la hepatitis A, B o C. Aparte de los ataques víricos, también puede aparecer por causas no contagiosas, especialmente por ser adicto al alcohol o por obesidad. En algunos casos, el consumo de medicamentos que causan alergias puede provocar una inflamación del hígado.

Vesícula biliar: este órgano, situado debajo del hígado, ayuda a hacer la digestión segregando un líquido llamado bilis. Cuando hay una acumulación de colesterol en la bilis, las grasas no disueltas pueden convertirse en cálculos. La vesícula biliar también puede contener cálculos si la bilis tiene una concentración elevada de bilirrubina. Estas piedras pueden ser tan grandes como una pelota de ping pong o tan pequeñas como granos de arena.

Prueba de la función hepática

Las pruebas realizadas para conocer el funcionamiento del hígado se centran en el nivel de proteínas y enzimas en la sangre. Dado que el hígado desempeña un papel multifuncional, una disfunción puede tener graves consecuencias. La prueba de la función hepática se realiza extrayendo una pequeña muestra de sangre. Se extrae de un sitio – en el brazo – especialmente, cerca del codo. Es posible que su médico le aconseje realizar estas pruebas a lo largo de unas semanas. Estas pruebas pueden ayudar a comprender cómo varían con el tiempo los niveles de proteínas o enzimas. Las enzimas y proteínas clave cuyos niveles ayuda a conocer la prueba de la función hepática son: -Aspartato aminotransferasa (AST)

La enzima más utilizada en el hígado es la aspartato aminotransferasa (AST, también denominada SGOT). También puede encontrarse en las células de los músculos, el cerebro, el corazón, los pulmones, el páncreas, etc. Cuando su sangre contiene cantidades excesivas de AST o SGOT, significa una probable disfunción hepática. ¿Por qué? Un trastorno hepático es una posible razón de su incapacidad para contener esta enzima en su interior, y hacer así que se mezcle con la sangre en cantidades copiosas. Sin embargo, como la AST también se encuentra en otros sitios, no es un indicador directo de una posible afección hepática. Así pues, en comparación con la AST, los expertos médicos hacen más hincapié en los niveles de una enzima asociada llamada ALT. De ahí que la ALT se considere un mejor marcador diagnóstico para conocer la salud del hígado.

El intervalo de referencia normal para la SGOT es de 5 a 35 unidades por litro. Por litro se entiende aquí un litro de suero. El nivel de SGOT refleja el estado de los niveles de eficacia de su hígado. Un valor más alto indica una probable lesión o daño del hígado. Pero hay que recordar que esta enzima también se encuentra en las células musculares. Por lo tanto, un recuento elevado puede representar un posible daño de sus músculos. Por ello, su médico puede realizarle un examen minucioso de los músculos y el hígado para determinar su estado de salud actual. A menudo, un nivel elevado se relaciona con la posibilidad de cirrosis hepática.

Alanina aminotransferasa (ALT, también denominada SGPT)

Esta enzima se encuentra en mayor proporción en el hígado. Pero también se encuentra en los músculos y los riñones en una medida limitada. Una probable lesión o daño en el hígado puede aumentar su nivel de concentración en la sangre. El intervalo normal de referencia para la concentración de SGPT es de 7 a 56 unidades por litro de suero. Cuando este nivel alcanza las 250 unidades por litro, puede que no se deba necesariamente a una lesión hepática. Es posible que su médico tenga que diagnosticar el estado de sus riñones, músculos o corazón. Sin embargo, cuando el nivel de ALT supera las 490 unidades por litro, suele deberse a una afección hepática. Las causas más probables de este aumento son la presencia de un exceso de toxinas en el hígado, una afección hepática isquémica o una inflamación (hepatitis).

Se ha observado que es muy probable que la hepatitis C aumente los niveles de ALT mucho más que la hepatitis A o B. Si las pruebas hepáticas indican un aumento constante del nivel de ALT durante más de 25 semanas, se considera una enfermedad crónica. Aparte de la hepatitis, la obesidad entre los niños y las afecciones de hígado graso (ya sea como afección congénita o por sobrepeso) también pueden provocar cambios en los niveles de ALT.

Bilirrubina

Se segrega tanto por la bilis como por la orina. Se observa en dos variantes distintas, a saber, bilirrubina conjugada y no conjugada. La bilirrubina conjugada es soluble en agua, mientras que su variante no conjugada es soluble en grasas. Un daño en el hígado o una hepatitis causada por una infección vírica son causas probables de un aumento de la bilirrubina conjugada. Su rango normal es de 0,05 a 0,35 mg / dL. Por otro lado, la bilirrubina no conjugada es un resultado catabólico de los glóbulos rojos de la sangre. El hígado conjuga esta variante con la ayuda de una enzima. El rango normal de bilirrubina no conjugada en es de 0,1 a 0,65 mg / dL. Además, el rango normal de bilirrubina total es de 0,1 a 1,0 mg / dL. Cuando la proporción de bilirrubina total supera en 1,5 veces el límite superior normal, se diagnostica una posible lesión o daño hepático. Cuando el rango cruza 2x, se trata como ictericia.

Otras afecciones como, por ejemplo, un episodio agudo de apendicitis, pueden aumentar el nivel de bilirrubina total en más de cinco o seis veces su límite superior normal.

Fosfatasa alcalina (ALP)

Esta enzima se encuentra en las células de las paredes de los conductos biliares. Sin embargo, la misma enzima también está presente en los riñones, los huesos y en las paredes o revestimientos del intestino delgado. El intervalo normal de ALP es de 40 a 133 unidades por litro. A menudo se observa una escalada a partir de este rango durante un episodio de hepatitis. También se observa un aumento moderado más allá del rango durante la cirrosis hepática, así como una infracción miocárdica o una congestión de sus músculos cardíacos. Como esta enzima también se observa en la placenta, las mujeres embarazadas tienen niveles más altos de ALP (en el rango de 200 unidades por litro o incluso más) se puede observar en el 3er trimestre del embarazo.

Albúmina

Es un tipo de proteína que produce el hígado. La albúmina constituye una parte importante de las proteínas producidas en el hígado. El rango normal de albúmina es de 3,5 a 5,3 g / dL. Por lo tanto, una presencia disminuida de albúmina indica un posible daño – especialmente, cirrosis hepática. Hay que tener en cuenta que un trastorno renal también puede eliminar la albúmina a través de la orina.

Globulina

Al igual que la albúmina, es otra proteína que fabrica el hígado. Su rango normal es de 2,3 a 3,5 gm / dL. Cuando los niveles de globulina caen por debajo de su rango normal, puede significar una disfunción hepática o un trastorno renal. Por otro lado, un nivel más alto de globulina indica afecciones autoinmunes como artritis, cánceres, etc.

En esencia, la prueba de la función hepática se realiza si experimenta diversos signos de un probable daño hepático. La prueba puede ayudar a evaluar el daño de su hígado debido a infecciones o a la ingesta regular de algunos medicamentos. La prueba de la función hepática también puede ayudar a seguir el progreso de un plan de tratamiento y comprobar las mejoras en la salud de su hígado. De los muchos parámetros, el nivel de albúmina es una indicación de la capacidad de su hígado para fabricar albúmina, mientras que el nivel de bilirrubina muestra la eficacia con la que se elimina. La ALP es un indicador de la salud de los conductos biliares, mientras que las pruebas relacionadas con la AST y la ALT se realizan para comprobar daños o lesiones en el hígado.

Su médico puede proporcionarle la atención médica necesaria incluso para una ligera escalada de los niveles anteriores. Esto se debe a que tales aumentos pueden deberse a una afección hepática subyacente. En general, se recomienda dar la máxima prioridad a la salud del hígado, ya que algunos trastornos pueden ser casi mortales.

Deja una respuesta