Los fármacos antibacterianos ayudan a bloquear la propagación de las infecciones microbianas. Estos medicamentos suelen denominarse antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro pueden actuar contra una gama bastante amplia de filamentos bacterianos. Sin embargo, la eficacia de estos fármacos contra afecciones víricas -como la gripe u otras infecciones similares- es bastante limitada o casi nula. Sin detenerse en los seres humanos, los animales domésticos, como los gatos, también pueden ser testigos de infecciones bacterianas. Pero, ¿se pueden utilizar antibióticos como la amoxicilina para tratar a los gatos? Es importante saber más sobre esto antes de iniciar el plan de tratamiento de su mascota.

Existe una gran variedad de fármacos antibacterianos para el tratamiento de las infecciones microbianas. La amoxicilina es uno de los medicamentos más utilizados en este género. Este medicamento es un derivado de la penicilina, que se considera una de las principales sustancias antibióticas. Este antibiótico puede adquirirse en múltiples versiones; entre las más populares se encuentran los comprimidos, las cápsulas y una variante líquida. Este medicamento también puede administrarse a animales domésticos como los gatos, sobre todo cuando padecen infecciones bacterianas. La amoxicilina puede administrarse cuando su mascota ha desarrollado infecciones en las vías respiratorias, el tracto gástrico o la vejiga urinaria. Este fármaco también puede tratar una serie de infecciones, como infecciones cutáneas, lesiones infecciosas, heridas, etc.

En los gatos, la amoxicilina (junto con sus ingredientes clave) se adhiere a las células de los filamentos bacterianos infecciosos de rápida propagación. Esta acción aglutinante bloquea rápidamente el crecimiento y la propagación de las bacterias. Una vez detenido el crecimiento, se produce la ruptura de las células microbianas. Sin embargo, en algunos gatos pueden aparecer algunas dificultades respiratorias (como sibilancias o jadeos), que a menudo se deben a la aparición de un ataque vírico. En estos casos, es mejor seguir las instrucciones del veterinario.

¿Puede amoxicilina causa efectos secundarios en los gatos?

Los gatos responden bien a las dosis de amoxicilina; sin embargo, pueden desarrollar algunas molestias y efectos secundarios. Los efectos secundarios típicos que puede sufrir su mascota felina son malestar estomacal, molestias abdominales como diarrea, vómitos, dolor en la parte superior del abdomen, etc. En algunos gatos, se puede notar un marcado descenso de los niveles de apetito. Es probable que la mayoría de estos efectos secundarios/molestias estén relacionados con el sistema gástrico. Esto se debe principalmente a la capacidad de la amoxicilina para alterar el equilibrio bacteriano en el intestino de su gato. Por lo tanto, se recomienda administrar este medicamento a su gato durante las comidas. Estas prácticas pueden reducir la incidencia de molestias abdominales graves y efectos secundarios agudos en el tracto gástrico. Debido a la naturaleza sensible del abdomen de su gato, su veterinario puede recomendar a menudo la ingesta de medicamentos probióticos. Los probióticos se administran especialmente durante el tiempo de interrupción de las dosis de amoxicilina.

Es una buena práctica consultar con su veterinario antes de interrumpir el plan de dosificación de amoxicilina para su gato. En algunos gatos, pueden aparecer algunas molestias agudas; éstas incluyen urticaria, erupciones cutáneas y un aumento de la temperatura corporal, así como alteraciones en los glóbulos blancos / rojos de la sangre de su mascota. La urticaria puede manifestarse en forma de manchas rojas y abultadas en la piel de su gato. Estas manchas suelen producir picor; dependiendo de episodios anteriores de hipersensibilidad o alergias, el picor puede variar en su gato. Se recomienda a los propietarios de gatos con antecedentes de alergia a los antibióticos (especialmente a los medicamentos basados en la penicilina, como la amoxicilina) que se pongan en contacto con el veterinario antes de tratar a sus gatos con amoxicilina. Si no se atiende, la urticaria puede extenderse con bastante rapidez y provocar alergias agudas o potencialmente mortales. Sin embargo, la mayoría de los gatitos no desarrollan estas afecciones agudas; los estudios médicos indican que los gatos a los que se han administrado dosis excesivas de amoxicilina son más vulnerables a uno o más de estos efectos secundarios agudos.

Administración segura de amoxicilina a los gatos

Según las instrucciones impresas en la etiqueta del medicamento, puede ser necesario administrar amoxicilina a los gatos sólo una vez al día. Pero rara vez se sabe que tales dosis produzcan los resultados deseados y las curas necesarias para las infecciones bacterianas. Por ello, los veterinarios pueden prescribir la administración de este antibiótico una vez cada 10 horas. A veces, las dosis se administran en un intervalo de 8 horas. Esto se debe principalmente a que no hay dos gatos con infecciones bacterianas que presenten el mismo nivel de infecciones. La afección varía de un gato a otro. También hay casos en los que los gatos fueron alimentados con este medicamento una vez cada 12 horas, es decir, una vez cada mitad del día.

El plan de dosificación recomendado para su gato depende del peso corporal de su mascota, su edad, sexo, afecciones médicas previas, si las hubiera, así como alergias o hipersensibilidad conocidas. Además, la elección entre la versión líquida y la forma en comprimidos de este medicamento se basa únicamente en el criterio de su veterinario. La facilidad de administración ocupa un lugar destacado en la lista de factores que influyen en el tipo de presentación; la forma líquida suele ser más fácil de administrar que la versión en pastillas/tabletas. A menudo, la píldora se queda después de que el gatito haya comido. Sin embargo, la versión líquida de la amoxicilina no puede conservarse a temperatura ambiente, por lo que es muy recomendable refrigerarla. La vida útil de la amoxicilina en forma líquida es inferior a 15 días. En la mayoría de los casos, las botellas se desechan en menos de dos semanas.

Recuerde siempre no dar a su gato comprimidos destinados al consumo humano. Por ejemplo, las formas de dosificación adecuadas para los humanos son demasiado para los gatos. Los gatos alimentados con grandes dosis pueden sufrir ataques, convulsiones, alergias graves como inflamaciones, problemas respiratorios, etc. En tales casos, es extremadamente importante obtener ayuda médica inmediata de un veterinario cualificado sin mucha demora. Las dosis mayores no suelen ser seguras; si se respetan las dosis prescritas, es probable presenciar el alivio necesario en menos de 3 días. También debe saber que nunca debe interrumpir la administración de este medicamento una vez que su gatito deje de presentar signos de infección. Una interrupción brusca puede provocar una recaída de la enfermedad, por lo que se recomienda completar el plan de dosificación en su totalidad.

En resumen, es seguro administrar amoxicilina a los gatos. Respete siempre las dosis prescritas por su veterinario. La ingesta de una dosis mayor puede provocar trastornos neurológicos, con pérdida de coordinación, deterioro de la función motora, taquicardia (o latidos cardíacos más rápidos) y graves problemas respiratorios. Por lo tanto, es una práctica segura consultar con el veterinario y seguir todas las instrucciones durante el plan de tratamiento del gato.

Deja una respuesta