Las infecciones microbianas pueden mermar su calidad de vida. Es necesario intervenir a tiempo para evitar una mayor propagación y progresión de los ataques microbianos. Los medicamentos antimicrobianos se utilizan en gran medida para controlar estos ataques. Metronidazol es un medicamento que pertenece al género de los antimicrobianos. Este medicamento es eficaz contra los organismos denominados protozoos. Ancho de banda terapéutico de metronidazol es bastante amplio: incluye el tratamiento de infecciones vaginales, infecciones del tracto gástrico, por nombrar algunas. Pero, ¿es seguro tomar este medicamento junto con alcohol? Es de sabios saber más en este frente.

Las infecciones pueden producirse en muchas partes del cuerpo. Los lugares más vulnerables son la piel, el sistema gastrointestinal, las vías respiratorias, los huesos, la sangre, los nervios, etc. Pero los microbios son de distintos tipos: bacterias, virus, hongos, etc. Los fármacos que detienen el crecimiento de los ataques víricos se denominan medicamentos antivíricos. Sin embargo, se sabe que el metronidazol sólo es eficaz contra las infecciones bacterianas. Este medicamento se utiliza para el tratamiento de infecciones de transmisión sexual, infecciones en las articulaciones, así como la vaginosis entre las mujeres. Al ser un antibiótico, este medicamento se limita en gran medida a detener el crecimiento de bacterias. Por lo tanto, puede no ser eficaz contra afecciones víricas como el resfriado común , la gripe, etc.

Este medicamento está disponible en múltiples concentraciones y formas. Las formas más comunes de este medicamento son
cápsulas, comprimidos, solución en suspensión, así como píldoras de liberación prolongada. Para la vaginosis, la posología típica es de 500 miligramos (mg) en un plazo de 24 horas. En función de la intensidad de su enfermedad, la dosis puede aumentarse hasta dos veces al día. Aquellos a los que se les prescribe una forma de liberación prolongada pueden necesitar tomar 750 mg por vía oral; esta dosis suele mantenerse como dosis única cada día. Para obtener mejores resultados, se aconseja tomar este medicamento a la misma hora todos los días durante todo el plan de medicación.

Efectos secundarios que debes vigilar


Como muchos antibióticos, el metronidazol también puede provocar algunos efectos secundarios no deseados. Los efectos secundarios más frecuentes son aftas orales u otras formas de infecciones, disminución del apetito, molestias abdominales como náuseas, vómitos, indigestión y/o diarrea. Los consumidores también pueden experimentar disminución de la libido, episodios agudos de deshidratación (caracterizados por sequedad de boca y sequedad de labios), decoloración de la orina, etc.

En algunos casos puntuales, los usuarios han informado de dolor en el recto, molestias al mantener relaciones sexuales, etc. Si padece trastornos mentales como psicosis o episodios de miedo excesivo, informe de ello al médico que le trata. Las mujeres embarazadas no deben tomar metronidazol, ya que puede provocar la formación de labio leporino en los recién nacidos.

¿Se puede tomar alcohol junto con metronidazol?


Puede ser una práctica peligrosa tomar alcohol mientras esté consumiendo metronidazol. La administración conjunta de estas dos sustancias puede dar lugar a reacciones del tipo del disulfiram; éstas se dan en personas que toman medicamentos para abandonar el hábito de beber. No se recomienda tomar alcohol durante al menos 4 ó 5 días después de haber dejado de tomar metronidazol. Quienes los mezclaron experimentaron latidos erráticos, episodios agudos de náuseas, vómitos y rubor. En algunos casos remotos, un pequeño porcentaje de usuarios tuvo resultados fatales, como la muerte.

Si tiene más de 55 años, la ingesta de metronidazol junto con alcohol puede provocar caídas accidentales, pérdida de coordinación y desmayos. Además, si padece afecciones hepáticas previas como cirrosis / deterioro grave de la función hepática o hepatitis (también conocida como inflamación del hígado), debe evitar tomar cualquiera de estas dos sustancias. Hacer caso omiso de esta precaución puede provocar la acumulación de toxicidad en el organismo. Si experimenta efectos secundarios adversos, como ciclos respiratorios más rápidos, mareos agudos, sudoración profusa, dolor en la región torácica, etc., le recomendamos que solicite asistencia médica urgente.

En algunos casos poco frecuentes, se sabe que la combinación de alcohol con metronidazol ha provocado el “síndrome del alfiler y la aguja” o sensación de hormigueo. También han aparecido efectos secundarios agudos en forma de crisis epilépticas, ataques o convulsiones. En caso de sufrir uno o varios de estos efectos adversos, se recomienda a los residentes en EE.UU. que llamen inmediatamente al 911. Metronidazol está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), por lo que también puede llegar a la mesa de ayuda de la FDA y el informe de los efectos secundarios adversos, en su caso. Por otro lado, los residentes en Canadá pueden acudir rápidamente a un centro de toxicología local o establecer un contacto rápido con el Ministerio de Sanidad de Canadá.

En general, puede reanudar su hábito de beber tras consultarlo con su equipo de cuidadores. El cuidador puede decirle que se mantenga alejado de las bebidas alcohólicas durante al menos una semana. Sin embargo, en algunos casos, el cuidador puede permitir la ingesta de alcohol después de 4 ó 5 días desde la última dosis de este medicamento antibiótico. En este sentido, es igualmente importante saber que el metronidazol y sus sustancias químicas activas pueden permanecer en el organismo hasta 45 horas después de la última dosis. Se trata de unos 2 días o un poco más a veces. Como precaución añadida, es posible que quienes estén tomando la forma de supositorio de este medicamento (que se administra sobre todo a mujeres con afecciones vaginales) deban hablar con su médico tratante sobre cuándo empezar a tomar.

Es igualmente importante que informe a su cuidador de todos los demás medicamentos que esté tomando. Del mismo modo, informe a su médico sobre los planes de tratamiento que está siguiendo actualmente. Haz una lista de todos los medicamentos, incluidos los de venta libre, los recetados, las vitaminas, las proteínas, los suplementos de hierbas y las ayudas dietéticas. Una vez que haya compartido esta lista, nunca haga cambios en ella sin informar a su médico tratante.

En resumen, es peligroso consumir metronidazol junto con alcohol. Es probable que esto desencadene efectos secundarios del tipo del disulfiram. A menudo se recomienda reanudar la ingesta de alcohol transcurridos 5 días desde la última dosis de metronidazol. Los que lo tomaron antes de 5 días sufrieron náuseas, sofocos, dolor abdominal y mareos. Los usuarios mayores de 55 años pueden sufrir pérdida de coordinación, caídas o desmayos. Si usted está experimentando efectos secundarios agudos como sudoración, dolor en el pecho, nivel extremo de somnolencia, etc, tomar la ayuda necesaria en un entorno profesional de la salud.

Deja una respuesta