En ocasiones,los perros pueden padecer enfermedades oculares como el glaucoma. A menudo se atribuye a un aumento de la presión en el interior de los ojos de su amigo canino. Si no se trata, la visión de su mascota puede deteriorarse gradualmente. Dorzolamida es un colirio ampliamente utilizado en humanos para reducir la presión ocular. La función principal de este fármaco es reducir presión intraocular y evitar posibles daños en la retina y/o los nervios ópticos. ¿Puede utilizar este medicamento para tratar su problemas oculares del perro? Es esencial saber más al respecto.

La aparición del glaucoma en perros se debe principalmente a una acumulación de líquidos en sus ojos; esta zona del ojo de su mascota se conoce como cámara anterior. Una vez que se produce una acumulación excesiva de líquidos, se impide que el oxígeno necesario llegue a los nervios ópticos de su perro, así como a las zonas de la retina. En algunos perros, puede incluso provocar ceguera permanente. La presión intraocular (PIO) es un parámetro clave que determina el bienestar de los ojos de su mascota. Mantenerla en un nivel óptimo es esencial para mantener a raya afecciones como el glaucoma.

Inicio del glaucoma en perros y el uso de dorzolamida

No es raro que en los perros aparezca un glaucoma debido a un aumento de la presión ocular. En algunos perros, se realiza una cirugía ocular para tratar este desequilibrio. Sin embargo, esto no es factible (y, por tanto, puede que no tenga éxito) con todos los perros. Por ello, los veterinarios pueden recurrir a la administración de colirios para reducir la presión interna del ojo. La dorzolamida es un fármaco de uso habitual fuera de lo indicado / extra indicado, que se administra para reducir los niveles de presión ocular interna de los perros. Este medicamento se clasifica en una clase de medicamentos llamados inhibidores de la anhidrasa carbónica. Actúa relajando el iris de su mascota y ayuda a drenar el exceso de líquido de los ojos. Una vez eliminados los líquidos sobrantes, la presión interna del ojo de su mascota tiende a disminuir; estas acciones son esenciales para prevenir una probable aparición de glaucoma.

Hay que recordar que la dorzolamida se utiliza para tratar el glaucoma secundario y el glaucoma de ángulo abierto en perros. De estas afecciones, el glaucoma de ángulo abierto es consecuencia directa de la alteración del sistema de drenaje de los ojos de su mascota. Por otra parte, el glaucoma secundario puede aparecer cuando su mascota sufre una lesión ocular (a menudo acompañada de una inflamación interna) o después de someterse a una intervención quirúrgica ocular.

Administración de dorzolamida a su perro y sus probables efectos secundarios

Este medicamento para perros no es un fármaco de venta libre; se administra a su amigo canino bajo la supervisión y orientación de un veterinario cualificado. El plan de dosificación típico es una vez (una dosis única) en un período de 24 horas. Se aconseja dárselo al perro junto con la comida. Si su perro presenta molestias abdominales como vómitos o náuseas, mézclelo con agua.

Es probable que la dorzolamida cause algunos efectos secundarios en su mascota. Las molestias más frecuentes son dolor ocular, inflamación o hinchazón de los ojos, secreción acuosa, etc. En algunos perros, también se han observado otros tipos de efectos secundarios, como visión borrosa, mareos o somnolencia, etc. Estos efectos secundarios pueden durar muy poco tiempo. Sin embargo, si su perro presenta estos signos durante mucho tiempo, acuda rápidamente al veterinario para que le preste la asistencia médica necesaria.

En algunos perros, esta medicación se administra durante un periodo de tiempo bastante más largo. En estos casos, el ojo de su perro necesita revisiones periódicas, sobre todo para detectar afecciones como las cataratas. Para los perros, la dorzolamida está ampliamente disponible como solución oftálmica. Se utiliza directamente dentro de los ojos del perro. Como medida de seguridad, se recomienda lavarse las manos antes y después de utilizar este colirio. Es igualmente importante no tocar ni frotar el gotero con las manos desnudas. Si utiliza cualquier otro medicamento para sus perros, asegúrese de dejar un intervalo de al menos 60 minutos entre cada medicación. Es posible que deba esperar al menos 3 horas para que los principios activos de la dorzolamida empiecen a actuar. Sin embargo, los resultados no son del todo palpables; debido a ello, su veterinario puede prescribirle algunas pruebas de laboratorio para comprender la eficacia de la dorzolamida. Además, es importante recordar que este medicamento puede tardar más tiempo en actuar en perros con afecciones renales previas (como disminución de la eficacia de filtrado de los riñones) o problemas hepáticos (como inflamación / hinchazón del hígado o cirrosis).

Es poco probable que la dorzolamida cause alergias graves o efectos secundarios muy adversos. En algunos casos remotos, se han observado efectos secundarios como erupciones en la piel del perro, aumento de la temperatura corporal, afecciones respiratorias como sibilancias, jadeos o respiración entrecortada. Si nota uno o más de estos efectos secundarios muy adversos, acuda rápidamente a un hospital (veterinario) local o llame a un teléfono de ayuda de emergencia para recibir la asistencia médica necesaria.

Como precaución general, no administrar nunca dorzolamida a perros con alergias previas o conocidas a medicamentos basados en sulfonamidas. Debido a la necesidad de tales precauciones, informe siempre a su veterinario sobre los medicamentos que ya esté tomando su perro. Es una práctica segura hacer una lista de todos los medicamentos de este tipo que se administran actualmente. Al hacer esta lista, asegúrese de incluir todos los medicamentos de venta libre, los medicamentos con receta, los suplementos de vitaminas, proteínas y minerales, las hierbas medicinales y las ayudas dietéticas, si las hay.

Si su perra está preñada, es importante que informe a su veterinario de estas condiciones médicas. No se administran dos perros con la misma afección ocular con el mismo plan de dosificación de dorzolamida. El tratamiento de su perro depende de la edad, el sexo, la gravedad de la afección ocular y la presencia de enfermedades previas. Es posible que algunos propietarios de mascotas -a menudo, por su afán de conseguir un alivio más rápido- hayan administrado una dosis mayor de dorzolamida. Se trata de una práctica nociva; una sobredosis puede provocar problemas respiratorios, desmayos o desvanecimientos. En todos estos casos, llame sin más demora a un servicio de ayuda urgente para animales de compañía.

En resumen, la dorzolamida se administra a animales de compañía, como los perros, como uso no contemplado en la etiqueta. Este medicamento se utiliza en perros para reducir la presión ocular interna. Si no se trata, la presión intraocular alta puede provocar ceguera en los perros. La dosis típica es una vez al día. No se trata de un medicamento de venta libre. Por lo tanto, siempre se utiliza bajo la orientación y supervisión de un veterinario cualificado.

Deja una respuesta