El ginger ale es una bebida muy consumida para tratar trastornos digestivos. Es un remedio casero clásico, especialmente para la indigestión. Pero, ¿cuáles son los componentes del ginger ale? ¿Contiene cafeína? Siga leyendo para saber más sobre esta bebida clásica.

Se cree que una de las primeras versiones del ginger ale procede de Irlanda, hace mucho tiempo, en algún momento del siglo XIX. Se cree que la versión actual -popularmente vendida en las tiendas- se fabricó en Canadá; no hace mucho tiempo, en algún momento de principios del siglo XX. Se trata de una bebida sin alcohol (aunque se denomine ale), conocida por su capacidad para refrescar y aportar energía instantánea. Conserva casi todas las virtudes del jengibre; sus puntos fuertes son su capacidad antiinflamatoria (reduce la hinchazón y los dolores asociados) y antiemética (cura los vómitos y las náuseas causados principalmente por trastornos gastrointestinales).

El ginger ale -tal como se vende en los mercados- contiene agua carbonatada con sabor a jengibre. Su sabor procede del jengibre natural o de aditivos artificiales. La cerveza se endulza con azúcares naturales o líquidos de maíz con alto contenido en fructosa. Como variación, se añade miel o piña a esta ale para endulzarla. Sin embargo, el ginger ale convencional es una mezcla de raíz de jengibre, bicho de jengibre (o levadura), agua y azúcar natural. En el método tradicional, la bebida se carbonata mediante la fermentación del bicho de jengibre (levadura). El azúcar también sirve como catalizador de la actividad fermentadora. El ginger ale -su versión comercial- se conserva durante más tiempo añadiéndole un derivado del ácido salicílico; éste, a su vez, le confiere capacidades antisépticas y antimicrobianas.

¿Cómo se utiliza el ginger ale?

El ginger ale se utiliza como remedio para el dolor de garganta, la tos y el resfriado. Se utiliza mucho como remedio contra el mareo y los problemas digestivos. También es un gran remedio contra las náuseas. Según estudios recientes, se ha descubierto que el jengibre tiene propiedades casi similares a las de la vitamina B6. Se utiliza como complemento del ponche y otras bebidas; a menudo es un buen sustituto de la cerveza. Su parecido físico con la cerveza y el champán hace que combine muy bien con otras bebidas.

Con el jengibre como ingrediente clave, sus beneficios para la salud también se acumulan de forma natural en la cerveza elaborada con él. Sus beneficios para la salud poco conocidos incluyen (1) mayor capacidad para absorber minerales y nutrientes; esto se hace mediante la producción de enzimas pancreáticas y gástricas en mayores cantidades, (2) ayuda en el tratamiento de los signos y síntomas de la gripe y el resfriado común, (3) desalienta la progresión de las células cancerosas en su región colorrectal; por lo tanto, ayuda a prevenir los riesgos probables de cáncer de colon y otros tipos de cáncer, (4) el control de los ácidos grasos se almacenen en las arterias; (5) tiene el poder de proteger su cuerpo de infecciones y reacciones alérgicas; por ejemplo, alergias como la rinitis, la sinusitis (infecciones crónicas) y la dermatitis, (6) facilita la formación de mucosidad, especialmente en las vías respiratorias; es un remedio para la congestión nasal, las infecciones respiratorias, etc.

Contenido de cafeína en el ginger ale

Una ración de 20 onzas (onzas líquidas) de ginger ale estándar tiene casi 60 gramos de azúcar, 60 gramos de carbohidratos y 75 miligramos de sodio. Su aporte calórico es de unas 225 calorías. Por lo tanto, el ginger ale comercial, a menos que figure en la etiqueta, no contiene cafeína. Muchos fabricantes comerciales de ginger ale también se especializan en la fabricación de ginger ale sin cafeína (oferta dietética, es decir, con menos azúcares añadidos). Estas marcas comerciales también fabrican agua tónica sin cafeína y refrescos club. Incluso el agua de Seltz sin cafeína está ganando terreno entre los bebedores.

Sin embargo, cuando el ginger ale se elabora con té verde como ingrediente adicional, la forma final contiene cafeína. La cafeína se encuentra en el té verde. Quizá sepas que el té verde contiene trazas de cafeína. Así pues, es bastante natural que el ginger ale contenga cafeína cuando se le añaden hojas de té verde durante su fabricación.

El ginger ale sin cafeína es una bendición para las madres gestantes

El ginger ale triunfa sobre los refrescos por su ausencia de cafeína. La cafeína es un conocido estimulante; puede aumentar los latidos de tu calor y elevar tus niveles de tensión arterial. Entre las madres embarazadas, la ingesta de cafeína es más peligrosa, ya que puede traspasar la placenta. Esta acción puede acabar perturbando al feto con interrupciones del sueño, así como con movimientos innecesarios dentro del útero. El ginger ale es un regalo del cielo para las embarazadas, sobre todo porque la Asociación Americana del Embarazo aconseja a las madres gestantes no tomar más de 180 miligramos de cafeína al día. El ginger ale también es un estimulante (muy parecido a la cafeína), pero sin la mayoría de sus efectos negativos. El ginger ale también estimula, pero no desencadena ninguna de las afecciones médicas (tanto a corto como a largo plazo) que suele provocar el consumo de cafeína.

Las mujeres embarazadas conocen las molestias que sufren debido a las náuseas matutinas. Las bebidas carbonatadas pueden tener la cura necesaria para esta afección médica. Pero a las mujeres embarazadas se les desaconseja tomar refrescos; la razón principal es que los refrescos que se venden en los comercios contienen cafeína. Las embarazadas pueden beber ginger ale, que no contiene cafeína. No obstante, consulta con tu obstetra para saber si tu estado de salud te permite tomar ginger ale como remedio para las náuseas matutinas.

Experimentos dietéticos demuestran que el ginger ale puede controlar los niveles de azúcar en sangre. Durante el embarazo, las madres pueden experimentar a menudo una disminución de sus niveles de azúcar en sangre. Es muy recomendable consumir pequeñas cantidades de ginger ale para restablecer los niveles normales de azúcar en sangre. Los beneficios añadidos del ginger ale incluyen el aporte de sodio, calcio, magnesio y hierro; todos ellos son nutrientes muy necesarios para la salud del feto y de la madre embarazada. Además de todo esto, la bebida no contiene colesterol ni grasas. Sin embargo, la bebida tampoco contiene proteínas ni fibras de ningún tipo. Sus capacidades terapéuticas incluyen la capacidad de aliviar la inflamación de las articulaciones (en afecciones como la artritis), disminuir los riesgos asociados a los cánceres de ovario y -por último, pero no por ello menos importante- disminuir la ansiedad oxidativa o reducir la acumulación de estrés.

Desventajas del ginger ale

Estudios alimentarios revelan que el ginger ale puede influir en el proceso de coagulación de la sangre. Se ha estudiado que esta bebida puede funcionar como un anticoagulante. En otras palabras, un consumo elevado y frecuente de ginger ale puede retrasar la coagulación de la sangre. Este es un consejo de precaución para las personas que consumen medicamentos para la coagulación de la sangre y problemas relacionados.

Una mayor cantidad de azúcares en el ginger ale puede provocar trastornos no transmisibles como diabetes (tipo 2), obesidad, desequilibrios hormonales, etc. Los azúcares también provocan caries; en general, tu salud dental puede resentirse si consumes ginger ale en cantidades excesivas.

El jengibre también es conocido por su marcada presencia de ácido cítrico. Tiene un impacto adverso en el esmalte de los dientes. Este ácido también puede tener un efecto negativo en su sistema digestivo.

El ginger ale suele considerarse de naturaleza ácida. Las variantes comercializadas pueden tener un pH entre 3,0 y 4,5. Debido a su excesiva acidez, puede que necesites el consejo de tu médico sobre la cantidad de ginger ale que puedes consumir al día. Si eres madre gestante, esto es aún más importante, ya que un consumo elevado y frecuente de ginger ale puede desencadenar algunos otros efectos secundarios debido a sus excesivos niveles de acidez.

Entonces, ¿cómo hacer ginger ale sin cafeína?

Limpiar el jengibre pelando su piel y picarlo en trozos más finos. Añadir agua al jengibre picado y cocerlo a fuego lento durante unos 25 minutos. Retirar la sartén del fuego y dejar enfriar unos 8 minutos. Coge una malla fina y retira los trozos. Añadir azúcar a la solución colada y calentarla (a fuego lento) durante unos 8 minutos. Después, retira la sartén del fuego y deja que se enfríe a temperatura ambiente. Se puede servir con zumo de limón y sirope añadidos. Sabe mejor si se sirve con hielo. Puede guardarlo en el frigorífico y conservarlo hasta 10 días.

El ginger ale casero tiene muchas menos calorías que el que se vende en los establecimientos comerciales. Esta es la razón por la que es una de las bebidas energéticas preferidas, incluso por personas con diabetes tipo 2, obesidad, otras afecciones médicas desencadenadas por el estilo de vida, etc.

En resumen, el ginger ale que se vende en los comercios -a menos que figure en la etiqueta- no contiene cafeína. Muchas marcas fabrican ginger ale sin cafeína. Si al ginger ale se le añade té verde, contendrá cafeína. Las hojas de té verde contienen trazas de cafeína. Así pues, es bastante natural que el ginger ale contenga cafeína cuando se le añade té verde durante su fabricación.

El refresco de jengibre es conocido por proporcionar energía al instante; una bebida estupenda para tomar después de un ajetreado día de trabajo. Es conocida por sus propiedades curativas para tratar infecciones nasales, problemas respiratorios y alergias en la garganta. Por lo tanto, recuerde siempre comprobar la etiqueta del producto y ver si contiene cafeína antes de añadirlo a su cesta de la compra.

Deja una respuesta