Tu sistema tiene un tipo distintivo de células conocidas como mastocitos. Estas células pueden verse en la boca, la nariz, la piel, el intestino, los pulmones y en la sangre. La tarea básica de estas células es fabricar una sustancia llamada histamina cada vez que hay una invasión de un alérgeno u otros riesgos externos. Tu cerebro activa los mastocitos para que segreguen histaminas. Pero puede ser necesario inhibir las reacciones alérgicas excesivas. Para ello, los cuidadores prescriben una categoría de medicamentos conocida como
antihistamínicos
.
Ciproheptadina
es un miembro destacado en este género de drogas. Sin embargo, antes de empezar a tomar este fármaco, es esencial conocer los efectos secundarios que puede desencadenar.

Los mastocitos de tu cuerpo son los almacenes que albergan las histaminas, que combaten las alergias. Una vez desencadenadas por las señales adecuadas de tu cerebro, se liberan histaminas en la parte afectada. Las partes más comúnmente afectadas son los órganos faciales u orales, la piel o los pulmones. Sin embargo, en algunos casos raros, pueden desarrollarse alergias graves tanto en la sangre como en los intestinos. Poco después de la liberación de histaminas, puedes presenciar un alto nivel de flujo sanguíneo en la zona atacada. Como resultado, se produce una inflamación, lo que significa que tu sistema inmunitario ha tomado el control. Significa que ha comenzado la reparación.

Se te aconseja que sepas que los antihistamínicos son esencialmente medicamentos que se toman para controlar las reacciones provocadas cuando tu cuerpo produce histaminas que combaten la alergia. Pero, ¿cómo actúan estos fármacos? La respuesta está en su capacidad para disociar las histaminas de los sensores. Una vez que los sensores dejan de unirse a las señales, tu cuerpo deja de producir histaminas. También tienes que recordar que signos como estornudos, ojos llorosos, enrojecimiento de los ojos, aumento repentino de la temperatura corporal y picor son consecuencia de las histaminas. No hace falta decir que, una vez silenciados los sensores, no aparece ninguna de estas señales. Los alérgenos pueden ser de distintos tipos. Los más comunes incluyen partículas de polvo, pelo, caspa de mascotas o granos de polen. En algunos casos, puedes volverte alérgico a las condiciones meteorológicas. Esto lo pueden experimentar quienes viven en condiciones climáticas extremadamente calurosas o gélidas.

La ciproheptadina es un fármaco antihistamínico de prescripción habitual. Su uso clave es controlar la producción de histaminas; a un nivel más profundo, el fármaco detiene las señales sensoriales asociadas a la fabricación de histaminas. Te pueden aconsejar que tomes este medicamento para prevenir cuadros clínicos como ojos llorosos, picores, episodios incesantes de estornudos, secreción nasal, etc. En algunas personas, su sistema fabrica una cantidad abundante de esteroides, es decir, los que fabrica tu cuerpo de forma natural. En tales casos, puede surgir un estado tóxico de exceso de hormonas. En términos médicos, tal afección se conoce como síndrome de Cushing. Como uso prolongado, este fármaco se utiliza para el tratamiento de dichos síndromes.

Tienes que saber que existen muchas subcategorías dentro del género más amplio de los antihistamínicos. Algunas subcategorías pueden marearte mucho o también provocar sedación. Fármacos como la ciproheptadina pertenecen a una subclase de antihistamínicos de este tipo; esta subclase suele denominarse fármacos antihistamínicos sedantes. Es muy importante señalar que la ciproheptadina entra en esta subcategoría. Estos fármacos te duermen profundamente e inician el proceso de curación. Por ello, la ciproheptadina puede utilizarse en afecciones alérgicas relativamente graves, como las causadas por picaduras de insectos, exposición a suciedad fina o polvo, polen o caspa de animales domésticos. La potencia de los productos químicos activos utilizados en la ciproheptadina también tiene capacidad para controlar los episodios de fiebre del heno.

Efectos secundarios probables de ciproheptadina

Es probable que este fármaco cause algunos efectos secundarios adversos. La molestia más frecuente es: es probable que te sientas muy mareado. En algunos casos, también se han notado otras molestias, como somnolencia, sueño y sensación de mucho letargo. En el caso de las personas mayores, el fármaco puede provocar caídas accidentales o pérdida de coordinación. En algunos casos remotos, pacientes mayores han experimentado un deterioro de la función motora; sin embargo, estos efectos secundarios agudos pueden producirse cuando has tomado una sobredosis de este fármaco. Como medida de seguridad, no es seguro realizar actividades deportivas como nadar, bucear, montar en bicicleta o saltar. Es igualmente inseguro realizar tareas como conducir, trabajar con herramientas intrincadas / potencialmente peligrosas o manejar maquinaria pesada. En general, nunca te dediques a tareas que puedan requerir un alto nivel de concentración mental, así como de atención.

Mientras estés bajo este plan de medicación, nunca cambies de postura de forma rápida. Todos los cambios de postura -por ejemplo, de una postura dormida a una postura de pie o viceversa- deben hacerse de forma lenta y constante. Es probable que experimentes episodios agudos de dolor de cabeza o episodios graves de migrañas. Tu médico puede aconsejarte la ingesta de cantidades suficientes de agua para reducir la intensidad de estas molestias. Beber cantidades abundantes de agua también puede ayudar a mantener alejado otro efecto secundario frecuente: la deshidratación. Esto puede manifestarse en forma de sequedad de boca, sequedad de piel, etc. El mejor remedio para controlar esos espasmos es chupar cubitos de hielo o un caramelo (sin azúcar).

Precauciones de seguridad que deben tomarse al consumir ciproheptadina

Tu médico tratante y/o farmacéutico pueden informarte de las precauciones que debes tomar, especialmente antes de iniciar el plan de medicación. Estas precauciones son muy importantes si consumes este medicamento sin receta. La ciproheptadina puede comprarse sin receta de tu médico tratante. Esta vía de automedicación puede requerir algunas precauciones añadidas. Informa a tu farmacéutico si estás dando el pecho o amamantando a un recién nacido. Además, quienes padezcan afecciones renales previas o quienes vivan con una marcada disminución de la tasa de filtración de los riñones deben informar a su farmacéutico sobre dichas afecciones.

No se recomienda tomar este medicamento sin receta médica, especialmente si padeces alguna de las enfermedades mencionadas o cualquier otra dolencia preexistente. Las personas cuyos antecedentes familiares incluyan incidencia de ataques epilépticos o convulsiones deben mantenerse alejadas de este medicamento. Además, quienes padezcan afecciones de próstata o úlceras/obstrucciones intestinales (junto con hemorragias internas) y cambios en los niveles de presión ocular interna (o quienes padezcan glaucoma) deben consultar a un médico cualificado antes de iniciar el tratamiento.

Ingesta más segura de dosis de ciproheptadina

El plan de dosificación puede seguirse antes o después de una comida. Habla con tu médico tratante y haz las aportaciones necesarias sobre la duración de tu plan de medicación. Nunca dejes de tomar las dosis cuando observes un breve alivio de las alergias. Las personas que dejaron de tomar ciproheptadina -es decir, sin informar a su médico- experimentaron una recaída de las molestias alérgicas. Por tanto, continúa siempre con tu plan de tratamiento, según te aconseje tu equipo de cuidados. Debes tener mucho cuidado al tomar las dosis; debido al alto nivel de potencia de este fármaco, las dosis nunca deben superar los 4 mg. De hecho, la dosis máxima para adultos se mantiene en 4 mg. Para niños o adolescentes, las dosis nunca deben superar los 2 mg.

Los ancianos o pacientes de edad avanzada tienen más probabilidades de desarrollar hipersensibilidad a la ciproheptadina. Así pues, se aconseja a las personas de 55 años o más que no consuman más de 2 mg en un plazo de 24 horas. Al tomar dosis mayores, las personas mayores pueden desarrollar niveles agudos de mareo, así como somnolencia. También es probable que se produzcan caídas, así como una pérdida total de coordinación. Cuando las personas mayores sufren mareos excesivos, es muy recomendable que reciban la atención médica necesaria en un centro sanitario, como un hospital o una clínica. Si los signos son graves, los residentes en EE.UU. pueden llamar al 911 o al servicio de ayuda de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En Canadá, puedes considerar la posibilidad de ponerte en contacto con el Ministerio de Sanidad de Canadá o acudir a un centro toxicológico situado cerca de donde vives.

Además, recuerda que la ciproheptadina se vende como jarabe (es decir, una variante líquida) o como comprimido. Los comprimidos deben tomarse con 3 ó 4 onzas de líquido. Puedes tomarlo con agua o zumos; sin embargo, nunca tomes bebidas con cafeína o líquidos carbonatados. Cuando tomes el jarabe, utiliza siempre el cacito dosificador que viene con el envase. Debes abstenerte de utilizar un cucharón o cuchara de cocina. Tales prácticas se consideran extremadamente inseguras y pueden provocar una sobredosis.

Ingesta de ciproheptadina junto con otros medicamentos y posibles reacciones adversas

En general, se sabe que los fármacos interactúan negativamente cuando se toman junto con / se coadministran con otros fármacos. Por lo tanto, es esencial que informes a tu médico tratante y/o farmacéutico sobre los fármacos que tomas actualmente o los planes de tratamiento que sigues. Es igualmente importante que hagas una lista de todos los medicamentos que tomas; mientras elaboras esta lista, ten cuidado de añadir los medicamentos de venta sin receta, los medicamentos recetados, las hierbas medicinales, los suplementos dietéticos y las vitaminas.

Si tomas fármacos como la melatonina junto con ciproheptadina, debes ser consciente de los efectos secundarios. Ante todo, es probable que experimentes niveles excesivos de somnolencia, sopor, etc. Puedes sentirte aletargado debido a los efectos sedantes de estos dos fármacos. Las personas con episodios previos de convulsiones o ataques epilépticos deben tener más precaución y evitar el uso conjunto de estos dos fármacos. Del mismo modo, es probable que la ingesta de trazodona y ciproheptadina provoque somnolencia y te haga sentir muy somnoliento.

Por tanto, mientras tomes cualquiera de estos fármacos -es decir, trazodona o melatonina junto con ciproheptadina-, nunca realices tareas que requieran atención mental y un alto nivel de concentración. También es posible que tengas que abstenerte de realizar tareas como montar en bicicleta, conducir o trabajar con maquinaria pesada. Además, ten en cuenta que dosis mayores de cualquiera de estos fármacos pueden perjudicar gravemente tu razonamiento, tus capacidades de pensamiento lógico, así como tu función motora.

Por último, pero no por ello menos importante, los reactivos utilizados para las pruebas diagnósticas en los laboratorios clínicos -especialmente, las pruebas relacionadas con la sangre- pueden reaccionar de forma adversa a este fármaco; los resultados de las pruebas a menudo pueden ser engañosos. Es esencial informar al personal del laboratorio clínico sobre tu plan de dosificación de ciproheptadina. Tu médico tratante puede aconsejarte que suspendas la toma de este fármaco al menos durante una semana antes de la prueba de laboratorio.

En resumen, no todos los tipos de fármacos antihistamínicos poseen las mismas capacidades. Unos pocos fármacos forman parte de una subcategoría denominada medicamentos antihistamínicos sedantes. La ciproheptadina pertenece a este subgénero de antihistamínicos. Es esencial comprender que este fármaco se vende como comprimido y como líquido. Los comprimidos nunca deben triturarse ni pulverizarse. En cambio, las píldoras deben tragarse junto con agua o zumos. Los que tomen la forma de jarabe deben utilizar la cuchara/cucharón que se proporciona en el envase. Los que tomaban la forma líquida con un cucharón de cocina o una cuchara doméstica se enfrentaban a riesgos de sobredosis debido a mediciones inexactas. Para conocer mejor la ciproheptadina, sus efectos secundarios y su uso seguro, habla con tu equipo asistencial antes de iniciar el plan de tratamiento.

Deja una respuesta