La hipertensión y la insuficiencia cardiaca son afecciones con altos índices de prevalencia en EEUU, y se calcula que el 47% de los adultos padecen hipertensión. Según los informes, la insuficiencia cardíaca es responsable del 13% de las muertes anuales, lo que hace que esta combinación de dos afecciones sea mortal por naturaleza. La hipertensión tiene el dudoso honor de ser una afección que degrada silenciosamente la salud del paciente, y la mayoría de las personas no se dan cuenta hasta una fase posterior. Actualmente se utilizan varios medicamentos y regímenes de tratamiento para tratar estas enfermedades. El Valsartán es uno de esos medicamentos que se prescriben para tratar tanto la hipertensión como la insuficiencia cardiaca. Las siguientes subsecciones ofrecen información detallada sobre el medicamento, incluidos los efectos secundarios del valsartán para ayudar a los pacientes a prevenir y controlar mejor los efectos adversos.

Visión general del Valsartán

Perteneciente a la categoría de los bloqueantes de los receptores de la angiotensina, el medicamento forma parte de otro tratamiento combinado o se utiliza por separado para tratar la hipertensión y la la insuficiencia cardiaca. La medicación antihipertensiva actúa uniéndose selectivamente a los receptores de angiotensina, y esta acción de unión inhibe que la angiotensina II desencadene acciones hipertensivas. Por ejemplo, esto ayuda a prevenir vasoconstricción, y la reabsorción de sodio por vía renal, aparte de la estimulación cardiaca. Como consecuencia, el medicamento provoca una reducción de los niveles de presión arterial, reduce la actividad cardiaca, facilita el lavado de sodio y disminuye los niveles de aldosterona.

Todos los efectos anteriores contribuyen a influir positivamente en los riñones, además de influir positivamente en las funciones vascular y cardiaca. El medicamento se prescribe habitualmente para tratar múltiples afecciones, aparte de la hipertensión y la insuficiencia cardiaca. Por ejemplo, también se prescribe a pacientes con nefropatía relacionada con la diabetes de tipo 2. Es un medicamento de elección cuando los pacientes no toleran los inhibidores de la ECA por diversas razones. Las propiedades protectoras del Reno hacen que sea una buena elección como parte de las opciones de tratamiento de las afecciones renales crónicas. Los estudios han demostrado una reducción de la albúmina urinaria, aparte de una excreción proteica significativa. Esto ofrece mejores resultados a los diabéticos (diabetes de tipo 2) diagnosticados de dolencias renales crónicas, y también se ha comprobado que es eficaz para controlar las enfermedades renales en pacientes no diabéticos. Lo más destacado del medicamento son los efectos secundarios relativamente menores en comparación con otros medicamentos, y la mejor tolerancia observada en los pacientes.

Dosis ideal de valsartán

Para prevenir los posibles efectos secundarios del valsartán también es necesario seguir diligentemente las instrucciones de dosificación. Muchos pacientes que toman medicamentos y siguen un régimen de tratamiento experimentan efectos indeseables debido a una dosis incorrecta y a un horario inadecuado. La dosis real de los medicamentos depende de varios factores, como la edad del paciente, la afección que se trata, la intensidad de la afección, otras afecciones preexistentes, los medicamentos en uso y el horario o la potencia de la medicación. Esta sección sólo pretende servir de referencia general y no debe considerarse como una recomendación sobre la posología para todos los pacientes. Normalmente, a los pacientes se les prescribe una dosis inicial de Valsartán de 40 mg dos veces al día para la insuficiencia cardíaca, con un límite superior que no debe superar los 320 mg diarios. Para los pacientes con hipertensión, la dosis inicial suele ser de Valsartán 80 mg/ Valsartán 160 mg diarios, con un límite máximo superior de 320 mg diarios. Cuando se recomienda el uso de Valsartán tras un infarto de miocardio, suele ser de 20 mg inicialmente, tomados dos veces al día, con el mismo límite superior de 320 mg diarios.

Combinación de Valsartán con otros medicamentos

El fármaco suele combinarse con otros medicamentos, y también se utiliza para controlar o reducir el riesgo de a un paciente tras un infarto de miocardio. Suele combinarse con amlodipino para tratar la hipertensión. También se combina con hidroclorotiazida para tratar la hipertensión en pacientes. A los pacientes a los que se diagnostica una enfermedad conocida como insuficiencia cardíaca de larga duración se les suele recetar valsartán con sacubitrilo. El medicamento sólo se vende con receta y está disponible en distintas fórmulas, como cápsulas, líquido y comprimidos.

Efectos secundarios efectos secundarios del valsartán

Los medicamentos no están exentos de la posibilidad de efectos indeseables, a pesar de una mejor tolerancia y un perfil superior de efectos secundarios. El mecanismo de acción de los medicamentos y las propiedades de los ingredientes desencadenan efectos secundarios, y el efecto real varía según las personas. Es probable que algunos experimenten efectos leves o moderados, mientras que otros experimentan efectos intensos y prolongados. Hay otra categoría de usuarios que no experimentan ningún efecto.

Varios factores son responsables de los resultados indeseables de los medicamentos. Por ejemplo, la edad del individuo, el sexo, el estado de salud, otras enfermedades preexistentes y el tipo de enfermedad que se está tratando con la medicación. Es necesario señalar que lo que sigue es una recopilación de los efectos indeseables comúnmente comunicados, y no es exhaustiva ni completa. Pretende ofrecer una amplia referencia de los tipos de efectos notificados y documentados.

Efectos que no se dan con frecuencia en la naturaleza

Los pacientes pueden experimentar ciertos efectos que no se dan con frecuencia en la naturaleza, y esto generalmente sólo lo experimenta un número reducido de usuarios. La orina puede tener restos de sangre, mientras que algunos pueden experimentar una reducción de la frecuencia de la micción o del volumen de orina. Se sabe que a muchos les entra un sudor frío, mientras que algunos han informado de una sensación de desmayo. El paciente puede experimentar una confusión anormal, además de cierta dificultad para respirar, mientras que se sabe que algunos experimentan un cambio en el ritmo de los latidos del corazón. Se sabe que muchos pacientes experimentan una sensación de vértigo o mareo al levantarse bruscamente de una posición de reposo. El aumento anormal o inusual de la sed y la pérdida repentina de apetito son otros efectos relacionados con la dieta que pueden experimentarse.

Otros efectos son un posible dolor en la parte baja de la espalda, o en el costado, y una sensación de hormigueo en las extremidades y los labios. Los pacientes también pueden experimentar una sensación de adormecimiento en las extremidades y los labios. La hinchazón inusual o anormal de la cara y de las extremidades son otras posibilidades. Además de lo anterior, también es probable que el paciente se sienta cansado o débil, sin ninguna razón atribuible. Esto también puede experimentarse como fatiga general y debilidad en las piernas. Un efecto que contrasta con la pérdida de apetito y la disminución de la sed es el aumento repentino de peso.

Efectos que se sabe que ocurren raramente entre los pacientes

Estos efectos no se producen con frecuencia y, en realidad, son poco frecuentes y, por lo general, sólo los experimenta un número relativamente pequeño de pacientes. El paciente puede experimentar algún tipo de frialdad sin ninguna razón específica. También existe la posibilidad de fiebre y de voz ronca que puede acompañar al dolor de garganta. Otros efectos de esta rara categoría son la hinchazón que puede experimentarse en las extremidades y en la boca. El paciente puede tener alguna dificultad al tragar y esto suele ir acompañado de algún tipo de dificultad al respirar.

Algunos efectos secundarios no son de naturaleza crítica o grave y suelen resolverse de forma natural sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, ciertos efectos indeseables pueden ser de naturaleza grave, o volverse graves, y requerirán atención o intervención médica urgente. Por ejemplo, cualquier dificultad para respirar, o un cambio repentino en la frecuencia de los latidos del corazón, o el brote de cualquier reacción alérgica son condiciones que justifican una atención urgente. Se sabe que muchos pacientes no tienen en cuenta las posibles consecuencias de una reacción alérgica. Es necesario ser plenamente consciente de las posibilidades y tomar las medidas correctoras o preventivas adecuadas.

Interacciones medicamentosas

Todos los medicamentos conllevan la posibilidad de interacciones farmacológicas, y esto incluye otros medicamentos con receta, fórmulas de venta libre, remedios a base de plantas, suplementos y terapias alternativas. El efecto podría ser una reducción de la eficacia de cualquiera de los medicamentos, o podría desencadenar más resultados de los deseados de un medicamento. También podría dar lugar a efectos secundarios amplificados o agravados de cualquiera de los medicamentos, como consecuencia del mecanismo de acción contradictorio o de las propiedades del medicamento. Los pacientes que tomen medicamentos para reducir los niveles de tensión arterial deben informar específicamente al especialista tratante. Se sabe que algunos analgésicos interaccionan con el valsartán, como el diclofenaco, el ibuprofeno y otros fármacos similares.

Los pacientes que toman una dosis de más de 3 gramos de aspirina al día también son propensos a experimentar los efectos de las interacciones farmacológicas. Es necesario mantenerse alejado de los suplementos de potasio y de los sustitutos de la sal para evitar un pico en los niveles de potasio. Los pacientes que toman heparina o medicamentos prescritos para prevenir los coágulos sanguíneos también pueden experimentar interacciones. Del mismo modo, también se sabe que los diuréticos provocan resultados indeseables cuando se combinan con valsartán. Otros medicamentos que causan interacciones son los prescritos para la insuficiencia cardíaca, como la espironolactona, y el litio, prescrito para tratar trastornos mentales.

Idoneidad del Valsartán para categorías de pacientes

El medicamento lo pueden tomar personas mayores de 18 años, y también se considera seguro para pacientes a partir de 6 años, diagnosticados de hipertensión. También suele recetarse a pacientes que han experimentado algunos efectos secundarios con otros medicamentos antihipertensivos. El valsartán se considera inadecuado para pacientes con antecedentes de reacciones alérgicas al valsartán o a los principios activos. Los pacientes con enfermedades cardíacas, renales o hepáticas graves también deben consultar a su médico antes de tomar el medicamento y, en algunos casos, puede que no sea adecuado para ellos. Las personas que se han sometido a un trasplante de riñón en un pasado reciente también se consideran inadecuadas para tomar el medicamento. Otras condiciones que se consideran inadecuadas son las restricciones dietéticas, como una dieta baja en sal, aparte de los pacientes con niveles bajos de tensión arterial.

Información importante sobre el Valsartán

Los pacientes que experimenten diarrea grave o vómitos persistentes deben interrumpir la medicación y continuar con Valsartán sólo cuando se haya resuelto la afección. No deben tomarlo las mujeres embarazadas, y las mujeres que estén planeando un embarazo deben buscar consejo médico y tomar medicamentos alternativos adecuados. También es necesario conocer las posibles contraindicaciones o interacciones, y evitar los sustitutos de la sal que contengan potasio, que pueden provocar un aumento repentino de los niveles de potasio en sangre.

Deja una respuesta